30 de abril de 2017

IND+I 2017

El pasado 26 de abril se celebró la 2ª edición de la jornada IND+I (Industria + Innovación) en Viladecans, cuyo consejo científico tengo el honor de presidir. IND+I es, de hecho, un ambicioso proyecto de difusión de la tecnología y la innovación industrial. Se posiciona en industria (la voluntad de IND+I es contribuir al desarrollo industrial del país, especialmente del nuevo modelo industrial basado en paradigmas 4.0), y pretende convertirse en referente de análisis de nuevas tendencias así como punto de encuentro para todos los apasionados por la innovación que deseen contribuir a la creación de una industria del conocimiento, compartir experiencias, y conocer qué fenómenos emergen que puedan impactar de forma sensible en la competitividad y el bienestar de los países. 

Nuevamente, fue una jornada organizada de forma excelente, en la cual tuvimos el honor de contar con profesionales y comunicadores del nivel de Guillermo Dorronsoro (quien nos ilustró sobre la nueva política industrial del Reino Unido), Elisa Martín (que nos expuso las posibilidades crecientes de IBM Watson), Luis Ruiz (con una presentación sobre el estado del clúster biotech en Catalunya), Anna Sánchez (CEO de la consultora ITimes), Pere Condom (Director del Programa Emprèn de la Generalitat), Manuel Cermerón (Grupo Agbar), y José Manuel Leceta (Director de Red.es), entre otros. Y, por supuesto, destacar la presencia y el potentísimo mensaje de Mariana Mazzucato (University College of London). Grandes amigos, grandes personas y profesionales absolutamente comprometidos con la creación de un modelo de crecimiento económico sostenible, inteligente e inclusivo.

Por mi parte, remarqué los tres grandes conceptos emergentes desde el último IND+I. En el plazo de un año, ha irrumpido con una fuerza inusitada la carrera por el vehículo autoconducido, ha explotado la inteligencia artificial y se ha hecho evidente que, al menos, es preciso iniciar un debate sobre renta básica universal u otro mecanismo corrector de la desigualdad y el desempleo tecnológico. A destacar, por supuesto, la presentación de Mazzucato incidiendo en la necesidad de construir cadenas de valor del conocimiento, con múltiples agentes públicos y privados distribuidos y actuando como sistema integrado; sistemas de cooperación público-privada, y políticas que apoyen la I+D de forma estratégica. Para Mazzucato, el papel del Estado es determinante en el sistema capitalista, por constituir la verdadera fuente de innovación disruptiva. El reto no es socializar sólo los fracasos, sino también el retorno de los éxitos de la financiación pública a la I+D.

La estrategia de IND+I se construye sobre una gran jornada anual de proyección internacional, orientada a debatir las últimas tendencias en innovación; unos mecanismos de creación de conocimiento (club de lectura y revisión crítica de libros y artículos de última generación, con la previsión de avanzar hacia la constitución de un grupo de investigación propio); más una red de apasionados por la innovación que actúen como correa transmisora del conocimiento generado.

Es un auténtico placer y un honor trabajar con el equipo de IND+I. Espero que el próximo año seamos aún capaces de elevar las expectativas, y el nivel de la jornada, y avanzar hacia la creación de un auténtico referente internacional.

Se pueden descargar las presentaciones en la web de IND+I (aquí). Y aquí tenéis un pequeño vídeo de resumen:




19 de abril de 2017

COCHES SIN CONDUCTOR

Unos estudiantes de la Universidad Carlos III de Madrid me contactaron para entrevistarme sobre innovación en movilidad, interesados sobre cómo la conducción autónoma iba a llegar a nuestras vidas. Esta semana hemos hecho un Skype. Me han preguntado si la llegada del vehículo autoconducido iba a afectar a todos los segmentos del transporte (aviones, coches, camiones…) y con qué secuencia temporal. También me han hecho preguntas sobre qué dinámica se desarrollaría en la evolución de los precios. Del debate con ellos han surgido ideas interesantes. 

En primer lugar, no tiene nada que ver la aviación con la conducción terrestre. El modelo de negocio es otro. Un individuo no compra un avión, pero sí que compra un coche. Las líneas aéreas siguen un modelo de servicio. ¿Existe tecnología para gobernar un avión sin piloto? Por supuesto que sí. Ya hace años que existen los Unmaned Aerial Vehicles (UAV’s), aviones sin tripulación, básicamente para aplicaciones militares. El problema de que no se extienda la tecnología de autoconducción a las líneas aéreas comerciales sigue una lógica de mercado: ¿usted subiría a un avión sin piloto? La barrera psicológica, en este caso, es descomunal. Pero la tecnología existe. Una duda que me queda, y que no he sabido resolver hasta el momento es por qué motivos las autoridades de tráfico aéreo no toman el control desde tierra de aviones con comportamiento anómalo o que no respondan a las órdenes de los controladores (por ejemplo, en el caso de secuestro terrorista). Técnicamente, es posible. Si alguien lo sabe, quizá nos pueda desvelar esa duda…

Y, ¿cómo puede sostenerse un modelo de servicio con líneas aéreas que transportan pasajeros por un euro? ¿Dónde está el negocio? Evidentemente, no está en los beneficios generados directamente por los pasajeros. Normalmente, el grueso de ingresos de esas líneas provienen de ayudas públicas en destino: las autoridades de los países de destino está muy interesadas en atraer unos cuantos centenares de miles de turistas a la zona. Por ello, establecen convenios con las líneas aéreas de “bajo coste”, que reciben aportaciones económicas suplementarias para conseguir esos objetivos. Un millón de euros, por ejemplo, por cada 10.000 pasajeros transportados. Por eso, para cumplir objetivos, al final regalan billetes de avión. Es un caso de innovación en la formación de precios (o en el modelo de negocio).

Vayamos con los coches: ¿es peligroso un vehículo autoconducido? Por supuesto, lo es, pero el grueso de la I+D estratégica de las compañías que ofrezcan sistemas de autoconducción irá a resolver ese problema. Además, como ya se ha dicho en múltiples ocasiones, no tendremos algoritmos de 90 años al volante. Ni algoritmos distraídos mirando su móvil. Ni algoritmos alcohólicos. Por otro lado, debemos pensar en clave de “sistema”: cada vehículo no será un electrón libre orbitando por las calles. Estará conectado electrónicamente, con sistemas redundantes, a todo su entorno y al resto de vehículos, en un modelo similar al del tráfico aéreo. 

¿Y, por dónde empezará la transformación del modelo de movilidad? Posiblemente por zonas urbanas. Quizá llegue un día en que el Ayuntamiento de Barcelona, o de Madrid, o de Hong Kong, licite todo su sistema de tráfico urbano a alguna gran compañía proveedora de servicios de movilidad. Podría ser Volkswagen. O quizá Tesla. O, a lo mejor, Google. Quizá en algún momento, 10.000 vehículos eléctricos Google autoconducidos (robotaxis) serán los únicos que circulen por Barcelona. Y los habitantes de Barcelona podrán escoger entre comprarse un automóvil propio, por unos 30.000 €, sabiendo que la utilización media de un vehículo es del 4% de su tiempo y que, además, tendrá serias restricciones de circulación en zona urbana; o abonarse a un servicio que por 30 € mensuales le ofrecerá un forfait completo de movilidad, con el compromiso de que usted tenga un vehículo a su disposición, en cualquier punto de Barcelona, en 60 segundos (si no, le bonificarán el retardo). El producto (el automóvil) se convertirá en servicio (como en el caso de los aviones). 

Claro que, el licitador de la movilidad de Barcelona (o de Nueva York, o de Shanghái) podría ser también... ¡Amazon! ¿Por qué no? Al fin y al cabo, probablemente antes de extender los servicios de movilidad autoconducida para humanos, éstos se probarán en contextos de tráfico de mercancías. Y, ¿quién mejor que Amazon para generar una primera flota de camiones de transporte sin conductor, donde probar y perfeccionar la tecnología, para luego atacar el mercado masivo? ¿Veremos Barcelona poblada por 10.000 coches inteligentes Amazon transportando individuos (no paquetes) arriba y abajo? ¿Será Amazon el líder de la movilidad urbana? ¿Desbancará Amazon a Volkswagen o a General Motors? ¿Será el transporte de paquetes el gran campo de experimentación de la futura movilidad personal autoconducida? ¿Será Amazon el líder futuro del sector del automóvil? En el mundo de las plataformas digitales, todo es posible.

16 de abril de 2017

EMPRENDIMIENTO DIGITAL

Según la consultora Accenture, 10 millones de puestos de trabajo pueden ser creados en los próximos años por jóvenes emprendedores operando en tecnologías digitales en las economías avanzadas (ver informe aquí). Los entornos ideales para hacerlo son los vibrantes ecosistemas conformados por nuevas generaciones de nativos digitales, nacidos con visión global ("born global"), trabajando en contacto directo con empresas tecnológicas, universidades, centros de investigación y fondos de capital riesgo financiero. Barcelona ha construido un ecosistema como este, que pivota alrededor de dos instituciones de referencia: la Mobile World Capital, organizadora del Mobile World Congress (la mayor exposición de tecnología e innovación digital del planeta), y Barcelona Tech City (uno de los mayores clústeres -concentraciones de empresas y agentes relacionados- digitales de Europa).

La transformación digital afecta a la totalidad de los sectores de la economía. Una docena de nuevas tecnologías digitales está emergiendo y cambiando las reglas de juego de la práctica totalidad de sectores económicos. Big data, inteligencia artificial, impresión 3D, internet de las cosas, o blockchain, entre otros, transforman los modelos de negocio y ofrecen infinitas posibilidades de creación de nuevas empresas con potencial disruptivo.

Sin embargo, como el propio informe de Accenture apunta, para desarrollar una dinámica de crecimiento económico basada en la nueva economía digital, y aprovechar las oportunidades que ésta ofrece, hay que desarrollar el talento necesario. Talento que no requerirá las capacidades que eran imprescindibles para trabajar en los antiguos entornos industriales, bajo paradigmas de estabilidad y producción en masa. En el futuro inmediato, como recomienda el World Economic Forum (ver aquí), las capacidades principales serán la resolución de problemas complejos, el pensamiento crítico, y la creatividad.

Para afrontar estos retos, la Universidad de Vic- Universidad Central de Cataluña ofrecerá un nuevo Grado Universitario en Emprendimiento Digital orientado a formar a los nuevos emprendedores digitales. Un Grado de 3 años, estructurado sobre continuos proyectos reales de emprendimiento digital según metodologías avanzadas de aprendizaje basado en problemas. En el Grado se darán los contenidos necesarios en estrategia, marketing, finanzas, dirección de operaciones, gestión del talento, tecnología digital y diseño gráfico para que el alumno complete su formación con la creación de su proyecto real de empresa. Los alumnos saldrán con su propia start-up en la mochila, lista para iniciar las primeras rondas de financiación. El Grado se impartirá en el Campus de Granollers de la UVic-UCC, en las instalaciones de un centro de emprendimiento real.

El Grado seguirá nuestro decálogo metodológico propio, ya utilizado en el resto de grados de la Facultad de Empresa, bautizado como "Live Creativity":

1. Las clases magistrales no superarán nunca los 30 minutos. El profesor es un facilitador y un coach, más que un transmisor de información unidireccional.
2. Los alumnos trabajarán en equipo, fomentando las dinámicas "coopetitivas" (cooperación + competición)
3. Cada asignatura contemplará lectura y revisión crítica de libros de actualidad y de últimas tendencias del objeto del estudio.
4. Cada asignatura incorporará, significativamente, seminarios impartidos por profesionales en activo.
5. Cada asignatura incorporará, significativamente, el trabajo a través de casos prácticos y metodología de simulación.
6. Cada asignatura incorporará salidas externas de estudio de casos reales ("field trips").
7. Se utilizarán metodologías cooperativas para construir los marcos teóricos. Los alumnos buscarán la información, que será integrada en el aula ( "flipped learning").
8. Cada asignatura incorporará un mínimo de una actividad de investigación por equipo de trabajo, potenciando el espíritu crítico, con el fin de experimentar el método científico.
9. Las sesiones de trabajo en equipo se desarrollarán preferentemente en el Live Creativity Lab, con uso activo de material digital y audiovisual de apoyo.
10. Se fomentará la multidisciplinariedad, la multiculturalidad y el trabajo en equipos multiasignatura.

Como aperitivo, junto con 4YFN, la plataforma de emprendimiento digital de la Mobile World Capital, estamos organizando una semana intensiva de creación de empresas digitales para jóvenes preuniversitarios, en Vic (16-22 de julio)

Para más info: xavier.ferras@uvic.cat

8 de abril de 2017

¿Y QUIÉN PAGA LA FIESTA?

A consecuencia del artículo publicado en La Vanguardia la pasada semana sobre Renta Básica Universal, he recibido gran cantidad de e-mails y de comentarios. La mayor parte, de interés. Algunos, de escepticismo. La gran pregunta de los escépticos es: ¿y quién paga la fiesta?

La misma pregunta se la podría haber hecho un campesino medieval si alguien le hubiera hablado algún día de educación o sanidad universal; o un obrero de la industria algodonera de finales del siglo XIX si hubiera oído hablar de jubilación. ¿Y de dónde salen los recursos? Tendemos a imaginar el futuro con las condiciones de contorno y las restricciones del pasado. Recordemos que estamos hablando de la inmersión en un nuevo paradigma, en el cual justo estamos entrando. Un paradigma, el de la tecnificación digital masiva que, a diferencia del de la producción en masa de Henry Ford, dispara la productividad pero no crea empleo en masa.

Recordemos que una Renta Básica Universal significaría el pago de un cheque mensual e incondicional a cada individuo, que le permita mantenerse sobre el umbral de la pobreza. Pongamos, 1.000 € mensuales. Las preguntas que me llegaron me han hecho imaginar una hoja de ruta para la implementación de la Renta Básica:

1.       ¿Y quién paga la fiesta? En una economía low-cost, nadie. Olvidémoslo. El primer paso es avanzar, ahora sí, hacia una economía hiperproductiva y basada en conocimiento. Primero hay que hacer los deberes. Quizá es el momento de dejar de cantar las excelencias de la ciencia de per se, y empezar de verdad a inyectar conocimiento y tecnología a la economía. Para ello, se requieren políticas masivas de estímulo de la inversión en ciencia y tecnología industrial.
2.       Suponiendo que ya disponemos de una economía dinámica y competitiva basada en innovación (pero probablemente, incapaz de crear suficiente empleo), cabe reformar la fiscalidad, creando un fondo de fiscalidad tecnológica (“que los robots paguen impuestos”). Imaginemos un gobierno que ha apoyado firmemente la creación de start-up’s, el desarrollo tecnológico y la digitalización, y en un momento dado empieza a recoger importantes royalties de los frutos de la tecnología (Israel ha instrumentado ya mecanismos en este sentido). O imaginemos impuestos progresivos sobre aquellas empresas cuyo ratio de beneficio/ empleo sea mayor (las que ganen más dinero con menos empleados). Recordemos que los grandes gigantes digitales hoy tienen ratios de ingresos de casi 2 millones de dólares, y beneficios de casi 300.000 dólares, por empleado, y ese es el modelo de empresa que se está extendiendo y creciendo por todos los nichos de la economía. La economía digital no distribuye riqueza en forma de salarios como sí lo hacía la vieja economía industrial.
3.       Una vez incrementados los ingresos fiscales, especialmente la fiscalidad tecnológica, reformemos en profundidad todas las redes asistenciales. La Renta Básica Universal significaría la eliminación de las infinitas e ineficientes microayudas a la inserción, a la formación, al reciclado de profesionales, etc. Eliminemos también la burocracia relacionada a la gestión de esos subsidios.
4.       Hiperflexibilización del mercado de trabajo, fomentando los empleos part-time, y facilitando al máximo la entrada y salida del mismo. Con una Renta Básica Universal como seguro elemental, se podría plantear el despido libre. Las empresas, así, sería más reconfigurables y adaptativas ante los cambios del entorno, y estarían formadas por los equipos más motivados y productivos.
5.       La Renta Básica Universal significaría la eliminación de los subsidios de desempleo. Su lógica es perversa: son subsidios que se conceden a condición que el individuo no tenga ingresos, incentivándolo precisamente a no tenerlos para no perder los subsidios. Se frena la iniciativa y el emprendimiento, y se queda cautivo de este tipo de ayudas. También substituiría a las pensiones.
6.       Para mitigar su impacto inicial, la implantación de la Renta Básica Universal podría ser progresiva, y se concedería sólo a adultos a partir de los 18 años.

Inversión en una economía basada en conocimiento, creación de un fondo fiscal sobre la tecnología, eliminación de subsidios ineficientes y substitución de todo lo preexistente por un solo mecanismo de redistribución. No lo veo tan imposible. Sin embargo, todavía surgen dudas razonables. Una de las críticas a la Renta Básica Universal es la posibilidad de que inmediatamente genere un alza inflacionaria de los precios que cree un “nuevo cero”. Podría ser, hay que estudiarlo a fondo, pero como dice Scott Santers, no se trata de fabricar billetes y lanzar unos cuantos millones de euros cada año desde helicópteros. Se trata de redistribuir recursos que ya están en circulación en la economía. Por otro lado, la debilidad de la demanda es tal que ni siquiera las expansiones cuantitativas (con la fabricación de nueva moneda) de la Reserva Federal Americana en los últimos años han generado inflación. Se trata de revitalizar clases medias empobrecidas y sacar de la pobreza a los excluidos. Cosa que, por otra parte, es necesaria para estimular la demanda y que la economía vuelva a entrar en un círculo de crecimiento virtuoso y equilibrado.

El problema más serio, sin embargo, es la necesidad de controlar el efecto llamada y la implantación de la Renta Básica de forma simultánea y bajo acuerdos internacionales. Un gran proyecto transformador e ilusionante, por ejemplo, para la vieja y fragmentada Europa.

¿Y quién paga la fiesta, pues? La fiesta la paga uno de los recursos más abundantes que ha generado la humanidad: la tecnología. La misma tecnología que impulsa la robotización masiva y la pérdida de empleo, a una escala y velocidad las sociedades no pueden soportar. ¿Utopía? Creo que técnicamente es posible. La alternativa al debate la estamos viendo cada día en los medios de comunicación: absurdas fragatas en Gibraltar, tensión entre Rusia y Estados Unidos en Oriente Medio, amenazas de Turquía a Alemania, y atentados en Estocolmo. Un paisaje digno de los años previos a la Primera Guerra Mundial.


(Por cierto, vale la pena leer hoy la entrevista en La Vanguardia al experto en robótica David Wood. Me suena que estamos bastante alineados).

2 de abril de 2017

RENTA BÁSICA UNIVERSAL

Imaginemos que nos ofrecen el equivalente a 1000 € mensuales de por vida, por el simple hecho de ser ciudadanos, e independientemente de nuestras condiciones laborales (tanto si trabajamos como si no). ¿Cómo nos comportaríamos? Este es el principio de la Renta Básica Universal (RBU), un mínimo garantizado que nos permita mantenernos sobre la línea de pobreza, una propuesta de innovación social que empieza a tomar fuerza creciente en el mundo del capitalismo postcrisis. Parece una locura, pero más y más expertos se interesan por el tema, mientras la automatización masiva expulsa millones de personas de sus empleos. 

La economía ortodoxa nos dice que ante un cambio tecnológico que aniquila viejos sectores, el ingenio emprendedor siempre consigue generar fuentes equivalentes de empleo. Ya, pero, ¿y si esto no pasa? La economía no es una ciencia pura. Las leyes económicas no son como la ley de la gravedad. El hecho de que siempre haya pasado no significa que vuelva a pasar. Especialmente ante un escenario de vertiginoso cambio tecnológico. Sólo hay que mirar los recientes datos de cierres masivos de establecimientos comerciales en Estados Unidos. Empresas como The Limited, J.C Penney, Sears, Kmart, Macy’s o Abercrombie están bajando definitivamente las persianas de centenares de sus puntos de venta, en lo que la revista Business Insider ha venido a llamar apocalipsis comercial. Un tercio de las antaño vibrantes grandes superficies comerciales norteamericanas se encuentran en peligro de desmantelamiento, con las implicaciones que ello tiene en la geografía y en la dinámica urbana. Muchas de las grandes marcas de distribución intentan cambiar a la desesperada sus modelos de venta al canal digital, mientras Amazon se convierte en la gran interfaz comercial global. El apocalipsis industrial que vivió Estados Unidos por los efectos de la crisis, la globalización y el cambio tecnológico se ha trasladado ahora al comercio. Las grandes plataformas tecnológicas se expanden a la práctica totalidad de los sectores económicos, y se convierten en las mayores empresas del mundo, desbancando a petroleras, farmacéuticas o automovilísticas. Los cinco gigantes digitales (Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook), tuvieron en 2016 unos astronómicos ingresos de 1,2 millones de dólares por empleado, unos beneficios de 284.000 dólares por empleado, y una capitalización bursátil de 8,1 millones de dólares por empleado. Mucho dinero y muy poco empleo. El mundo digital es un mundo de unos pocos ganadores. La dinámica que se establece en los mercados digitales es conocida como the winner takes it all, nombre inspirado en la famosa canción homónima de ABBA: todo se lo lleva el ganador. El nuevo escenario económico está dominado por gigantes digitales, con imbatibles economías de escala y de alcance, reconocidas marcas, potentes y ubicuos interfases de llegada al usuario final, acceso a bases de datos masivos y procesos automatizados dirigidos por algoritmos de inteligencia artificial creciente. Eso, y plantas de manufactura pobladas por robots. Los salarios, el principal mecanismo de distribución de riqueza del capitalismo precrisis, están desapareciendo a medida que disminuye la oferta de empleo. Técnicamente, parece posible un mundo donde el trabajo esté reservado a las máquinas, no a los humanos. Pero si no buscamos mecanismos de redistribución del valor, como alertó Thomas Picketty, corremos el riesgo de volver a épocas donde la acumulación del capital en unas pocas manos, y su herencia, determinaban los destinos sociales y las posibilidades de prosperar de los individuos.


Por todo ello, desde los cenáculos de la innovación y la tecnología emerge la idea de la Renta Básica Universal. La extensión de la desigualdad, el estancamiento de los salarios y el empobrecimiento de las clases medias requieren abrir este debate. No se trata de criticar el capitalismo, sistema que nos ha permitido llegar a cotas de desarrollo jamás vistas, y que sigue extrayendo de la pobreza a millones de personas. Se trata de admitir que nos hallamos ante un nuevo y desconocido paradigma. Tampoco es un tema patrimonio de izquierdas o de derechas. Para las izquierdas, la RBU sería el mecanismo final de erradicación de la pobreza. Para las derechas, una oportunidad de dotar al individuo de libertad y responsabilidad de autogestión, pues la RBU significaría también el desmantelamiento de costosas e ineficientes redes de asistencia social (el American Enterprise Institute, un poderoso think-tank conservador americano pidió una renta de 13.000 $ anuales para todo americano). Money for nothing. Una renta incondicional a cambio de nada. 

¿Tiene sentido? Los estudios en curso indican que una parte de la población renunciaría a trabajar. Pero, ¿no es esa la parte de población menos productiva, y que ya salta de subsidio en subsidio? Otra parte equivalente, viendo su riesgo reducido, decidiría emprender sus propios negocios, fomentando la innovación y creando empleo. Además, la RBU eliminaría incontables gastos sanitarios, educativos, y sociales asociados a la pobreza y la exclusión. La RBU substituiría pensiones y prestaciones de desempleo. Desaparecerían los incentivos perversos (subsidios sólo a quien no trabaja, incentivándolo a no trabajar). ¿Y si, además, la RBU viniera acompañada de flexibilización del mercado laboral? ¿RBU más despido libre? ¿No tendríamos así economías más competitivas? Hoy, en un escenario repleto de Trumps y Brexits ningún debate debe ser tabú. Sabemos que ahora es imposible, y que los problemas colaterales son muchos. Pero la RBU es algo a contemplar en el horizonte de un mundo de exuberancia tecnológica, empresas hiperproductivas y peligro de retorno a tiempos revolucionarios.

(Publicado originariamente en La Vanguardia, el 02/04/2017)