24 de abril de 2016

LA SENDA DE LA PROSPERIDAD

Observo la gráfica del World Economic Forum sobre la intensidad tecnológica de diferentes zonas del mundo y me entran todos los males. Europa en la cola. No será por el esfuerzo germano, que realmente está situando a Alemania en la punta de flecha de la Industria 4.0, la industria del futuro. Es por la pereza, la inconsciencia y la desidia de buena parte del Sur y del Este Europeos. Europa es hoy un continente sin rumbo y sin liderazgo, que observa atónito cómo se van descomponiendo pieza a pieza los fundamentos que le llevaron, tras la Segunda Guerra Mundial, a unas cotas de bienestar y paz como jamás se habían visto antes. La pax europea, el espíritu pactista que se instauró en un continente que goza de una cultura milenaria, de tradición filosófica, literaria y artística, de historia compartida, y que supo liderar la explosión cultural del mundo clásico, del Renacimiento o del Siglo de las Luces, está agonizando. Corea del Sur, Israel, Japón, Estados Unidos o China le cogen inevitablemente el relevo científico y tecnológico.

Las gráficas que acompañan el post nos dicen mucho sobre el estado del continente. Si la intensidad tecnológica de la UE de los 28 está ya a la cola del mundo desarrollado y del mundo en desarrollo, sólo algunos países mantienen posiciones dignas en el escenario de la I+D global. Finlandia, Dinamarca y Suecia siguen en cabeza. Han construido equilibrados ecosistemas nacionales de innovación, pero su peso absoluto es muy pequeño. Alemania está haciendo los deberes en I+D y se mantiene como una de las cuatro superpotencias mundiales en valor añadido manufacturero. Observad la pérdida de capacidad manufacturera de USA y Japón desde el 2000, en paralelo a la emergencia del fenómeno chino. 


Y fijaros en el aparente desequilibrio americano: aunque siguen siendo líderes absolutos en I+D, han perdido un 20% de su capacidad industrial en la última década. Otra paradoja sobre la cual vale la pena reflexionar: mientras 22 de las mejores universidades del mundo son americanas, y no hay ninguna alemana, china o sud-coreana entre las 30 top, el sistema de innovación americano también se encuentra en profunda crisis de liderazgo. Especialmente, ¿cómo se explica que no haya ninguna universidad alemana entre las 30 mejores del mundo, cuando el ecosistema innovador, industrial y exportador alemán es quizá hoy de los más equilibrados y el que ha resistido mejor, entre los países desarrollados, la gran crisis financiera iniciada en 2008? Quizá es porque todavía caracterizamos (puede que de forma obsoleta) las “mejores” universidades como aquéllas que más publicaciones científicas tienen en primer cuartil, y no como aquéllas que mayor capacidad de innovación generan a un país.

Grandes retos, en una época tan inquietante como apasionante de cambio tecnológico exponencial, en la que una cosa es segura: la senda de la prosperidad está en la capacidad de generar, atraer y mantener industria sofisticada, industria innovadora y basada en conocimiento. No incrementaremos la intensidad tecnológica y la potencia innovadora europea a base de publicaciones científicas. Sólo lo podremos hacer estimulando la industria avanzada. No renunciemos a la industria. No cometamos el error de dejar nuestro destino económico y social a los designios erráticos de la macroeconomía, ni a creer que con buena ciencia el resto pasará solo. Luchemos por construir países innovadores, industriales y tecnológicamente sofisticados. Con un tipo de industria de valor añadido, respetuosa con el medio ambiente y capaz de ofrecer salarios dignos. Esa es la auténtica senda de la prosperidad.


Para hablar de todo ello, la Universidad de Vic – Universidad Central de Catalunya, junto con el Ayuntamiento de Viladecans, ha organizado la jornada IND+I (INDUSTRIA + INNOVACIÓN), el próximo jueves 5 de mayo, con la presencia de ponentes de la talla de Guillermo Dorronsoro (Decano de Deusto Business School), José Manuel Leceta (exdirector del European Institute of Technology) o Nigel Fleming (uno de los más visionarios emprendedores en ciencias de la vida que he conocido), entre otros. No os la perdáis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada