8 de noviembre de 2015

EL ESTADO DE LA I+D, EN UNAS POCAS GRÁFICAS IMPACTANTES

En los últimos días hemos tenido una avalancha de nuevos estudios sobre el estado de la I+D en el mundo y en nuestro entorno. Extraigo de ellos las gráficas que me han parecido más ilustrativas.

En primer lugar, PriceWaterhouseCoopers y la revista Strategy&Business han publicado su clásico informe anual Global Innovation 1000, correspondiente al año 2015. Como cada año, realizan un análisis de las estrategias de las empresas más intensivas en I+D del mundo, y de las consideradas más innovadoras. La primera gráfica es el ránking de empresas con mayores presupuestos globales de I+D. Los cinco primeros puestos son los mismos que el año pasado, encabezados por Volkswagen (que muy probablemente será descabalgada del liderazgo por la crisis de las emisiones que está sufriendo). Escalan a las posiciones 6 y 7 Google y Amazon, descabalgando a Toyota y Novartis. Se prepara una gran guerra de plataformas B2C en los próximos años. Apple asciende vertiginosamente: de la posición 32 a la 18, en rumbo de colisión con Google y Amazon. Una señal significativa: Apple, que confiaba hasta ahora en sus capacidades superiores de diseño y márketing, está rearmando masivamente sus departamentos de I+D. 



El segundo gráfico, del mismo estudio, es el de las empresas más innovadoras del mundo (según la percepción de los directivos encuestados). Se mantienen Apple y Google como números 1 y 2. Asciende Tesla. Desciende Amazon. Se mantiene también Samsung en el puesto 4. Apple, aunque incrementa significativamente su esfuerzo en I+D, continúa destinando un presupuesto relativamente bajo a investigación (3’3% sobre ventas), muy inferior a Google (14,9%).

Vamos ahora a un estudio más próximo: Situación de la I+D+i en España, del Consejo Económico y Social. La primera mala noticia está en el título: siguen considerando la última “i” de la “I+D+i” en minúscula. De forma subconsciente, la innovación (la translación del conocimiento en competitividad) sigue siendo conceptualmente inferior a la I+D (que en España se suele asimilar automáticamente a academia y sector público).

La primera gráfica significativa es el peso relativo del gasto público en I+D en los presupuestos generales del Estado. 0,9%. Eso importa la I+D. Demoledor. Disparados hacia la economía del conocimiento y la competitividad. No hay más comentarios…



La segunda gráfica refleja el gasto absoluto del Estado en I+D. El gasto del Estado ha caído un 40% desde 2009, y de lo todavía presupuestado se ejecuta sólo el 54,5%. Es decir, nos situamos en un esfuerzo público real en I+D de alrededor del 30% del que se realizaba en 2009. De nuevo, sin comentarios…


La tercera gráfica nos indica qué posición relativa ocupamos en la UE, en capacidad innovadora. Entre Polonia y Rumanía.




La cuarta gráfica, quizá la más espeluznante, es en parte resultado de todo lo anterior, y de la crisis: la extrema mortalidad de empresas innovadoras. En 2013 se mantenían, sólo, aproximadamente la mitad de empresas que se consideraban innovadoras en 2009 (que tenían presupuestos o departamentos de I+D, o que habían desarrollado nuevos productos o procesos tecnológicos en el último año). Hoy hay en España el 50% de empresas innovadoras que en 2009.



Por último, un vistazo a la sensibilidad por la I+D en las diferentes CCAA. Sigue destacando el modelo vasco (extensivo a Navarra). Andalucía despunta. Catalunya y Madrid, alejadas…




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada