2 de mayo de 2014

HACIA UN NUEVO PARADIGMA DE UNIVERSIDAD

El próximo lunes participo en una jornada sobre planificación estratégica en las universidades, organizada por la Cátedra Unesco de la Universidad Politécnica de Catalunya. Preparando la conferencia inaugural, he intentado sintetizar algunos de los elementos clave del cambio de paradigma que está sufriendo la universidad en los últimos años. Entre ellos:

Del docente que investiga al investigador que imparte docencia: si la figura del profesor universitario, hasta hace muy poco, era la de un docente al cual se le exigía actualización de contenidos (y, por tanto, un cierto nivel de investigación), el perfil del profesor ha cambiado. Ahora se precisa un investigador que, en primera instancia, genere conocimiento diferencial, y en segunda instancia, lo difunda (mediante docencia y mediante transferencia al entorno). La propia esencia de la institución universitaria es esa: generar conocimiento mediante la investigación, y difundirlo en las aulas y a través de la interacción con el entorno. La docencia excelente, la calidad docente es un factor higiénico, necesario (imprescindible) pero insuficiente. La diferenciación, la notoriedad y la ubicación de la universidad en el mundo vendrá dada per la calidad y masa crítica investigadora

Del profesor como figura pasiva al profesor emprendedor: si el profesor era una figura cuya función básica era impartir una docencia que le venía asignada, cada vez más el profesor deberá ser un intraemprendedor que tenga responsabilidad individual sobre la atracción de recursos (básicamente, recursos competitivos de investigación, contratos de investigación concertada con la empresa y las instituciones del entorno, y creación de empresas surgidas de la universidad). Mediante el impulso de cientos de profesores emprendedores, en un entorno institucional favorable, la universidad se convierte en motor económico y de desarrollo de las naciones.

De la universidad de oferta a la universidad de demanda: en un mundo hipercompetitivo y global, existe competencia creciente por la atracción de alumnos y de talento (estudiantil, profesoral e investigador). Los mejores estudiantes, profesores e investigadores van a escoger entre infinitas opciones. El márketing y la comunicación, en la universidad, se convierten en factores estratégicos.

De la universidad local a la universidad global: el sector más internacionalizado del mundo es la ciencia. La ciencia se desarrolla en entornos globales. No tienen sentido lógicas de investigación locales sin conexión a las redes globales. El mercado de investigadores y de alumnos es un mercado global, de alta movilidad. La liga es la Champions, no existen ligas regionales. La universidad es un centro internacional y de internacionalización de la ciencia, por definición.

De la transferencia a la concurrencia de conocimiento:  las aproximaciones históricas de transferencia tecnológica han fracasado en todas partes. No es consistente investigar algo, y luego intentar ver dónde se puede aplicar (si es que se puede aplicar en algún lugar), para atraer la atención del entorno socioeconómico y justificar la propia investigación. Hay una connotación de ineficiencia detrás. Las nuevas aproximaciones emergentes postulan desarrollar de manera concurrente el conocimiento, junto con el entorno, y con visión a largo plazo. Eso significa, establecer líneas de investigación estratégica con empresas e instituciones del entorno y a nivel internacional (open innovation). Co-diseñar la investigación, sin renunciar a la excelencia. La lógica será de compartir riesgos y establecer sólidas relaciones de confianza con un ecosistema que tenga los mismos campos de conocimiento como campos de interés. 

De la transmisión de conocimiento a la generación de capacidades en las aulas: también está en crisis el modelo clásico de docencia, con un control central (el profesor) que transfiere conocimiento en las aulas ¿Por qué no generar conocimiento de forma concurrente, entre los alumnos, mediante trabajos más interactivos orientados a crear nuevas competencias? El conocimiento caduca, y, al fin, no es tan importante. Es mucho más importante desarrollar competencias de innovación, emprendimiento, investigación, y trabajo en equipo que el conocimiento en sí. El proceso formativo evoluciona hacia un proceso vivencial, transformador, y multidisciplinar donde las capacidades se forjen por experimentación en lugar de por asimilación lineal de conocimiento.

De la producción masiva a la customización masiva de contenidos: en la línea anterior, quizá lo más eficiente no sea que cada alumno pase exactamente por el mismo proceso de transmisión y absorción de conocimiento (clase magistral, estudio, examen de contenidos), sino que pase por un proceso transformador orientado a fortalecer sus competencias. Y ese proceso puede ser diferente para cada alumno individual (que puede asumir un rol determinado, exclusivo, en un trabajo de equipo). Del mismo modo, ofrecer paquetes formativos inflexibles, iguales para todos los alumnos, será ineficiente en pocos años: la digitalización permite ofrecer estudios a la carta, a medida, que, si son modulares e híbridos, serán mucho más atractivos y diferenciales. El mercado de la formación se hipersegmenta, al extremo que cada alumno será un mercado en sí mismo.

De la universidad analógica a la universidad digital: la digitalización desintegra la cadena de valor del proceso formativo, como ha desintegrado todas las cadenas de valor sectoriales donde ha penetrado. El alumno puede estar en cualquier parte del mundo, puede escoger contenidos, librándose de viajes y horarios, e incluso recibir los contenidos de forma masiva y gratuita (MOOCs). La universidad se queda con la investigación, el prestigio y la marca, pero se vuelve ubicua, omnipresente pero deslocalizada. Se acaba la tiranía de las aulas.


Hace pocos días estuve en Mondragón, conociendo su grado LEINN (Leadership, Entrepreneurship and Innovation). Totalmente diferencial: íntegramente en inglés, con un aprendizaje que minimiza la presencia en aula y la clase magistral, y se desarrolla totalmente a través de proyectos, de lecturas y de inmersiones en entornos avanzados (Finlandia, USA, India y China). Un ejemplo anticipado de la universidad del futuro. ¡Enhorabuena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada