28 de julio de 2013

THE SIXTH WAVE: THE RISE OF THE CREATIVE CITIES

Innovation is no longer driven by states or nations. It’s driven by cities. The key for the future of competitiveness is the development of local ecosystems. And these ecosystems will be built around cities.

Some years ago, I developed the thesis of the six innovation waves. The last one is a wave of concentration in small countries, clusters or urban areas. Innovation tends to stick where agglomerations of talent, technology and tolerance (as Richard Florida said) are. Better if, apart of that, we find capital, manufacturing facilities, and specialized suppliers. Innovation looks desperately for more innovation in the territory. And well-planned, open and creative cities offer the best foundations to create these agglomerations. The sources of innovation will be found in cities.

The economist Joseph Schumpeter was the first in introducing the concept of innovation in the economic literature. Schumpeter argued that the essential fact of capitalism was the creative destruction that new technologies triggered in industries, killing old paradigms and giving birth to new, superior orders of things. From Schumpeter to the fall of the Berlin Wall, innovation was conceived as a technology-push phenomenon: someone has a technology with no clear use, which is push towards the market, and the market is transformed by this new, disruptive technology.

This view of innovation was closely linked to public R+D spending, mainly for military issues, fueled by the II World War and the Cold War. Once the embryonic globalization phenomenon started, after the Berlin Wall fall, competition in the markets triggered and military R+D decreased. Markets became soon oversaturated, and, for firms, being close to the costumer started to matter. Anticipating needs, and interacting with lead users (the most sophisticated clients) generated strategic information to develop new and superior products. It was the second wave, the market-pull wave.

Soon, innovation emerged as a new management concept. But, as far as it was a technology-push or market-pull phenomenon (in fact, innovation was driven by a kind of dynamic tension between both forces), it was commanded by R+D or Marketing departments. Scholars and consultants realized that it was inefficient. The whole organization should play the game of innovation to compete successfully: R+D, marketing, purchasing, manufacturing, logistics, an even finance or human resources departments. Even, the own strategy or business model could be innovative. New ideas or innovation projects could appear at any point of the organization, and impact in any other point. The whole organization became an innovation system. It was the third wave.

But echoes from the automotive sector, the most competitive and R+D intense in the world said that it wasn’t enough. It isn’t enough to innovate within your organization. You should innovate in synchrony with suppliers and customers, for the final customer will feel your firm  as much innovative as the least innovative of the firms in your value chain. You cannot innovate properly with obsolete suppliers. The innovation phenomenon, thus, expands, and invades the supply chain: the innovation system is not the firm anymore, but the whole value chain. It was the end of the 90s, and the fourth wave of innovation.

And the new century arrives. Intense globalization, and total internet interconnection gave birth to a new paradigm: open innovation. Henry Chesbrough, professor at Berkeley, coined the brilliant and inspiring concept: the innovation phenomenon is an open process. Your future sources of technology or ideas could be everywhere (not only in your industry). And, your developments or ideas could impact any firm, in any industry, in any unimaginable place. At this time, the world was flat, according to the name of the  famous Thomas Friedman’s best-seller. The innovation arena will be the international economy, and innovation is a global phenomenon. This was the fifth wave.

But, after the last international crisis, a surprising phenomenon is raising: innovation seems to stick to some specific locations. Innovation is not everywhere, and the power of innovation is not linear: the efficiency of the innovation process decreases with the distance. The arena of the innovation game is not the whole international economy, but some specific places. Some specific ecosystems. Small countries, regions or counties, usually built around a powerful, modern, creative, open, pushing and well-connected city. It is the case of Boston, Tel Aviv, Helsinki, Seoul, Singapore or Barcelona.

Why innovation tends to concentrate in some specific areas, and why cities offer the best scenarios to develop innovation ecosystems? There’re a kind of natural forces of innovation. The first, is a gravitational one: innovation seeks more innovation. Innovation attracts innovation, for talent is attracted by talent, private R+D facilities are attracted by leading research centers, designers are attracted by manufacturers, start-ups are generated where talent and R+D are, and venture capitalists are attracted by start-up’s. But there are other forces: firms are more productive if they're located in the ecosystem because they have privileged access to information, and more probabilities of positive interactions with other agents, creating new and cutting-edge projects.

And to accelerate the agglomeration process, nothing better than an entrepreneurial culture (present in all these cities), I mean, the set of behaviors and beliefs that guide the individual actions. And an intense social network (set of trust relationships, vibrant and constant interactions guided by confidence and proximity) to sustain and accelerate the information flows. These items (innovative culture and trust-based social network) are the basic foundations of the ecosystem.

But it is not enough. Governments must provide a reliable, long term stable environment. Changing the rules of the game will kill the ecosystem. Good, strategic planning is required (at the real-state, economic and innovation level). And funding to fix the market failures (don’t forget: the market will invest in R+D less than would be socially and economically desirable, for investments will look for short-term and certain opportunities –and innovation  is, by definition, uncertain-). The revolutionary, most radical changes in capitalism haven’t come from the invisible hand of the market, but the very visible hand of the governments. It’s a myth that Silicon Valley has been created by courageous, risk-taking, garage-tinkerers entrepreneurs and venturers. Silicon Valley has been created by long-term, high-risk  public funding to fix market failure in electronics (a strategic industry for USA). From the internet to nanotech, most of the fundamental advances, in both basic research (but also downstream commercialization) were funded by government. Business move only when returns are clear in sight. Indeed, all the radical technologies behind the iPhone were funded by the administration: the internet, GPS, touchscreen display and even the new voice-activated Siri personal assistant.

Globalization is as much an inter-city phenomenon as it is about lowering national borders. The world of the future, like the ancient world, is a world of cities. The competitiveness of the future will be a game of small, powerful and urban innovation ecosystems. Having an entrepreneurial culture, a trusting social network, clear institutional environment and enough public funding to prevent market-failure will be the keys of growth. Those nations that don’t understand these rules will be excluded of the future of the economic History.

References:

23 de julio de 2013

INNOVACION PAY-PER-VIEW

Hace pocos días, la Fundación Cotec presentó su Informe Anual sobre Tecnología e Innovación en España. La conclusión es demoledora: entre 2008 y 2011, el número de empresas innovadoras se redujo en un 43%, mientras que aquéllas que declaraban actividades de I+D cayeron en un 36%. Exportamos y quizás empezamos a salir de la crisis, pero la famosa “devaluación interna” no ha sido más que un formidable ejercicio de destrucción de valor: se reducen precios, se reducen márgenes, se reducen salarios, se reduce plantilla y, con ello, volvemos a situarnos en la cola de los países en vías de desarrollo. El incipiente sistema de ciencia-tecnología e innovación se está desintegrando. Y mientras, en los países de nuestro entorno, se aplican recortes pero se mantienen intactas las partidas de educación, ciencia e innovación, las que han de garantizar el porvenir. Se recortan gastos, pero se protegen las inversiones de futuro.

El cambio de modelo productivo, si se produce, vendrá por la base: serán las PYMEs y las start-ups las que liderarán los cambios disruptivos. La historia de la industria demuestra que no son las grandes empresas las que encabezan los cambios de modelo, sino jóvenes y emergentes empresas las que generan los cambios de ruptura. La monarquía jamás liderará una revolución. Y más en España, donde las empresas del IBEX son mayoritariamente de sectores de servicios financieros, constructuras, energía o distribución. Sectores poco tecnológicos y regulados o muy dependientes de la administración (en general, poco abiertos a la competencia internacional y poco proclives a crear cadenas de valor industriales en el territorio).

El problema es que las PYMES o las start-up’s no pueden coger el relevo. No pueden innovar. No pueden porque no existen instrumentos financieros específicos. La innovación comporta riesgo, incertidumbre y experimentación. Y, por ello, jamás la banca comercial (ni en sus mejores tiempos) la financiará. En los países que actúan con inteligencia estratégica y se orientan a la generación de valor y empleo de calidad, existen organismos específicos de financiación del riesgo, como lo fue el CDTI en su momento, o como TEKES en Finlandia o MATIMOP en Israel. En USA, esta función la cubren las compras públicas sofisticadas (la política industrial en Estados Unidos es una formidable combinación de demanda temprana por parte de la administración -sólo la NASA tiene un presupuesto igual a la totalidad de la I+D española-, flexibilidad laboral y acceso rápido a mercados financieros)

¿Por qué la PYME no innova en nuestro entorno? (Al menos no lo hace en base tecnológica)... La explicación es sencilla. Imaginemos el siguiente juego: tenemos en una urna 99 bolas blancas y una roja. Para extraer una bola, una empresa debe pagar 100.000 €. Si saca la bola roja, sin embargo, encuentra un suculento mercado de 100 millones de euros y con él generará 1.000 puestos de trabajo. ¿Jugaría? El juego, en el largo plazo, es rentable, pues el coste de extraer todas las bolas es de 100 x 100.000 € = 10 millones de euros. El premio, 100 M€. 

¡Juegue! ¡Ponga los primeros 100.000 €! Ohhh… ¡vaya! Bola blanca. Ningún problema, las probabilidades que salga la roja ahora son mayores. Usted ha reducido incertidumbre. Está avanzando en su I+D. ¡Vuelva a jugar! ¿No dispone de los próximos 100.000 €? Pídaselos a sus parientes y amigos (“fools friends and family”). ¡Bola blanca! Ohhhh… Pero no se preocupe, ha vuelto a reducir incertidumbre. Está más cerca de la solución. Le quedan menos bolas para encontrar el mercado ¿No tiene los siguientes 100.000 €? Vaya al banco… ¿Cómo, que no se los prestan? Claro… Le piden avales y garantías por el doble. ¿Y la administración? ¿Le ofrecen un cursillo sobre emprendimiento? ¿Le dicen que tiene que innovar con recursos propios? ¿No tiene recursos para continuar?

Se acabó el juego. España no innova porque la innovación tiene una base probabilística. Para innovar de verdad, para introducir innovaciones de ruptura en el mercado hay que superar barreras de incertidumbre. Desde la investigación a la aplicación práctica y al desarrollo de un mercado hay un proceso de experimentación que, en términos agregados (de competitividad-país) es rentable y genera ocupación de alta calidad. Pero ni las empresas ni los emprendedores pueden permitirse el esfuerzo individual, y la banca comercial exige garantizar cada repetición, una a una (no ve el conjunto). Hoy, nadie ve el conjunto. Ese es un trabajo de estrategia de país.


La innovación es un negocio pay-per-view. Avanzar en el proceso que lleva al mercado exige pagar a cada paso (investigación, prueba de concepto, maquetas, prototipos, escalado industrial...) para reducir la incertidumbre del siguiente. Y es algo que no puede dejarse sólo al albur del tejido industrial, pequeño y muy debilitado hoy. Es cierto que el gran premio es para la empresa que se lleva la bola roja (100 M€). Pero también es cierto que ese premio genera externalidades económicas (empleo de calidad), responsabilidad de la administración. Invertir en I+D (especialmente, industrial, que está correlada con la productividad económica del país y tiene efecto multiplicador) es generar externalidades positivas, necesarias para crecer. Por ello, no se debe recortar en ciencia ni en investigación industrial. 

15 de julio de 2013

HACIA LA UNIVERSIDAD EMPRENDEDORA

(Transcripción del artículo publicado en La Vanguardia del 14/07/2013)

Frederick Terman fue un directivo de la universidad de Stanford (San José, California), que hacia los años 40 tomó algunas decisiones que cambiarían la historia de la innovación. Decidió enfocar los esfuerzos de sus profesores en investigación de excelencia, y fomentar a la vez el espíritu emprendedor de sus alumnos. Con ello, conseguiría optar a los competitivos fondos de I+D norteamericanos (destinados, básicamente, al desarrollo electrónico, en momentos de guerra y postguerra fría), y evitar que sus estudiantes emigraran a la rica Costa Este tras su graduación, en busca de empleo. Algunos de ellos, crearon sus start-ups en garajes cercanos (entre ellos, Bill Hewlett y David Packard), y las ubicaron en la incubadora de Stanford (el Stanford Research Park). Terman fue pionero en una combinación explosiva: liderazgo científico e iniciativa emprendedora. La dinámica arrancada convirtió el valle de San José en el Silicon Valley, el clúster tecnológico más famoso del mundo. Mientras, en la Costa Este, los alumnos del MIT (Massachussets Institute of Technology) creaban 25.000 empresas y generaban 3,3 millones de puestos de trabajo. El MIT también formaba emprendedores en serie.

El emprendedor no nace, se hace. Lo hace la educación que recibe, los referentes sociales que observa, y el contexto cultural donde está inmerso. Se puede aprender a emprender, como se puede aprender a investigar o a innovar. Emprender requiere una combinación de creatividad, iniciativa y acción. La creatividad se puede fomentar. Nadie sabe leer cuando nace, pero es capaz de aprender a leer (tiene las capacidades). Igualmente, cualquier persona puede desarrollar capacidades creativas. Y, sorprendentemente, el proceso creativo es el mismo en un artista, en un científico que busca soluciones a problemas complejos o en un emprendedor que desarrolla un modelo de negocio innovador. El pensamiento creativo y la intuición estratégica se generan por igual en mundos aparentemente tan distantes como la ciencia o la empresa. De hecho, desarrollar un plan de empresa es un proceso de formulación de hipótesis y validación de las mismas exactamente igual al de una tesis doctoral. Si el científico se sitúa en la frontera del conocimiento, el emprendedor que lanza una start-up se sitúa en la frontera del mercado. Ambos son pioneros y les guía el mismo espíritu de superación y de liderazgo. Los entornos científicos pueden ser, a la vez, entornos emprendedores.

Pero más allá de la metodología utilizada, un emprendedor es aquél que genera nuevos proyectos y se vincula emocionalmente a los mismos. Si existen una serie de aptitudes específicas de la gestión de empresas que contribuyen a la formación de emprendedores (conocimientos de estrategia, investigación de mercados, finanzas, teoría de la comunicación), las actitudes son esenciales para el desarrollo del fenómeno emprendedor. Y, cuando la iniciativa emprendedora se convierte en actitud vital, se emprende en todos los ámbitos de la sociedad: existen emprendedores autónomos, en grandes corporaciones, en la administración pública o en la universidad. Hay emprendedores de base científica o humanística. El emprendedor es capaz de valorizar el cambio en cualquier contexto.

La universidad tiene como misiones fundamentales generar y distribuir conocimiento. Generarlo, investigando. Y distribuirlo de dos maneras: transfiriéndolo y formando profesionales competentes. Un mecanismo de transferencia de conocimiento emergente es la formación de emprendedores. Para ello, ya no es suficiente formar en aptitudes (contenidos), sino que es clave forjar las actitudes. El desarrollo de actitudes emprendedoras requiere nuevos planteamientos didácticos:  fomento del liderazgo, trabajo en equipo, transversalidad entre disciplinas, aprendizaje basado en experimentación y solución de problemas reales, interacción permanente con el entorno (prácticas, formación dual), visión internacional y creación de nuevos modelos: el nuevo referente social creado debe ser el del emprendedor que toma la iniciativa, desarrolla su propia empresa, triunfa y es capaz de financiar nuevas oleadas de jóvenes emprendedores.


La universidad, así, amplía su rol económico y social: si en su origen (medieval), la universidad era una institución meramente formativa y transmisora de conocimiento (del mundo clásico), con la Ilustración se convierte en generadora de conocimiento propio, y en la economía del conocimiento, en bomba de proyectos emprendedores y motor económico decisivo de los países que deseen competir en la primera división mundial.

9 de julio de 2013

LAS BURBUJAS DE LA INNOVACIÓN

¿Cuál es el principal objetivo de un gobierno? Posiblemente, procurar el bienestar de sus ciudadanos. Para ello, es imprescindible crear y mantener empleo de calidad. ¿Cómo hacerlo? La respuesta, desde el punto de vista microeconómico es bastante sencilla: estimulando proyectos que generen ventajas competitivas económicas y, por tanto, crecimiento y empleo.

Si esto es así, ¿por qué nos empeñamos en trabajar con variables intermedias? Si tenemos pocos recursos, centrémoslos en estimular proyectos que generen crecimiento y empleo. Desde el punto de vista de las políticas de innovación, es de perogrullo. Pero, por un extraño motivo, tendemos a destinar los recursos a financiar outputs intermedios de todo tipo: cursos de formación, edificios, instalaciones, parques, guías, papers científicos, incubadoras, aceleradoras, etc etc etc...

A estas alturas de la película, ya sabemos por qué no se innova en España: porque no existen instrumentos de financiación adecuados. Jamás han existido (quizá el CDTI fue el único intento que se aproximaba en su momento, y en Catalunya algunos programas como el de Núcleos de Alta Tecnología). Sabemos que para innovar de verdad, para introducir rupturas en el mercado, el proceso es probabilístico: de cada 100 intentos, quizá 10 conseguirán llegar al punto de equilibrio y sólo uno será un éxito realmente internacional. Esta dinámica jamás será soportada por la banca comercial (que exigirá garantías de TODOS los proyectos, uno a uno -y la mayoría de emprendedores no serán capaces de ofrecerlas-), ni por business angels (demasiado pocos y con demasiado poco músculo financiero para arriesgar en 90 de cada 100 intentos), ni por capital riesgo (inexistente en España: en todo caso, es capital de expansión de proyectos tecnológicamente seguros), ni por la administración (que entre bestiales recortes y tímidas reformas, todavía no se ha dado cuenta de su misión fundamental: superar el fallo de mercado -el mercado asigna recursos a I+D por debajo de lo social y económicamente deseable-). Ni soñar en mercados financieros cotizados públicamente a los cuales puedan acceder proyectos innovadores (innovadores de verdad: de alta tecnología y modelo de negocio diferencial).

No somos un país de estúpidos. Existe talento emprendedor. La prueba del nueve es que emergen sistemáticamente modelos de negocio innovadores (Zara, Mango, Tous, Desigual...) en sectores donde no hay fallo de mercado (el mercado los entiende y los financia rápidamente). Si, además, alguien (la administración) cubriera el fallo de mercado, superando las fases iniciales de alto riesgo en sectores con fallo de mercado, desarrollaríamos potentes sectores de alta tecnología.

Conozco decenas de emprendedores de calidad, con talento, con capacidad de liderazgo, y con proyectos de alta tecnología que deambulan desesperados por los foros fashion de business angels, y similares (ahora muy de moda con la irrupción del concepto de start-ups), y acaban hastiados, marchándose a otros países que entienden que las probabilidades de fracaso son elevadas para un proyecto, pero que una colección de proyectos sustentará las bases de su competitividad nacional. Start-up Chile ofrece 40.000 $ por la atracción de proyectos de este tipo (algunos, larvados con cientos de miles de euros de dinero público durante años de investigación local, pero a los cuales se les niega la última milla de financiación para llegar a mercado -esa cosa todavía fea y sucia en nuestro imaginario colectivo-).

Y, mientras (y ya llevamos décadas), en tiempos de bonanza o de escasez, vamos destinando los recursos públicos de estímulo a la innovación a hinchar burbujas de variables intermedias. Entre ellas:

- La burbuja de los edificios. Durante años de crédito fácil y presupuestos generosos, se entendía la política de innovación como despliegue masivo de infraestructuras. Ponga un parque tecnológico o un centro tecnológico en su vida (o en su esquina). Iglesia, polideportivo, biblioteca y parque científico en todo pueblo que se precie. Ya lo llenaremos de algo. De hecho, el pueblo es tan bonito que las empresas caeran del cielo. Continente sin contenido. Hardware sin software. Antes la infraestructura que los proyectos que generen crecimiento y empleo.

- La burbuja de los "papers". Se trata de publicar como sea, tanto como se pueda, y si es posible, al máximo nivel. Tanto da el tema. No importa que generemos expertos mundiales en la XXV dinastía ptolemaica o en la dinámica de fluidos en la digestión del pingüino austral. Si publicas, existes (y puedes llegar a catedrático). Tanta sapiencia, de un modo u otro, algún día, llegará a la sociedad y será utilizada por alguien. Antes el conocimiento por sí mismo que los proyectos que generen crecimiento y empleo.

- La burbuja de las aceleradoras. El movimiento mundial de start-up's lo ha puesto fácil: se trata de disponer y financiar (algunos) espacios y (algunos) servicios (investigación de mercados, coaching, mentoring...) en un entorno de encuentros tipo start-up bootcamp, a medio camino entre congresos profesionales, reuniones de boy-scouts y turismo económico adornado con promesas de crecimiento rápido y contactos con asesores, gurús e inversores de riesgo. Legiones de consultores jubilados (low-cost) a disposición. Antes los bootcamps que la financiación a proyectos que generen crecimiento y empleo.

Sólo avanzaremos hacia una economía real de la innovación cuando dejemos de mirar a otras partes y centremos el foco en financiar proyectos que generen crecimiento y empleo. Proyectos de alto riesgo tecnológico, en tecnologías que sustenten la competitividad industrial, cofinanciados por empresas con talento directivo. Proyectos consorciados en TIC, materiales, manufactura avanzada, nanotecnología, microelectrónica o biotecnología industrial, entre empresas y centros de investigación. Proyectos que sin la acción pública jamás verán la luz o marcharán a otros países (y crearán empleo allá). That's all, folks.