22 de septiembre de 2013

SEIS PARADIGMAS DE INNOVACION ¿EN CUÁL OPERA USTED?

Este fin de semana he estado preparando un curso de doctorado, en el cual he intentado profundizar en mi teoría de las seis olas de innovación. A medida que voy recogiendo datos y analizando los diferentes modelos de gestión, la teoría se va haciendo más robusta y coherente. Las seis aproximaciones se han superpuesto en el tiempo, sin solución de continuidad. A continuación, resumo la lógica de cada una de ellas desgranando el paradigma básico que existe tras cada aproximación histórica al apasionante fenómeno de la innovación:

Innovación 1.0 (Revolución Industrial): La unidad de análisis es la oportunidad tecnológica. Una nueva tecnología es introducida en el mundo económico, creando lo que Schumpeter denominó olas de destrucción creativa. La tecnología triunfante genera un orden de cosas superior al anterior. La fuerza dominante es la de la investigación y el desarrollo: la racionalidad científica se convierte en innovación tecnológica, y es absorbida por el mercado. Un mercado que actúa bajo paradigma de demanda excedente: todo lo que pueda ser comprado será comprado. La innovación, bajo este paradigma, es rupturista por definición. En estas condiciones se desarrollan las grandes rupturas tecnológicas de la humanidad: la máquina de vapor, el ferrocarril, la llegada de la energía eléctrica a los hogares, la producción masiva de automóviles, las aviación comercial o, en última instancia, internet.

Innovación 2.0 (Caída del Muro de Berlín): La unidad de análisis es la oportunidad de mercado. El fenómeno innovador es disparado desde la demanda del mercado. La innovación responde a peticiones de los clientes, en una lógica market-pull, y bajo un paradigma de demanda limitada y sobresaturación de los mercados. Se impone la tiranía del consumidor. Es la era del márketing: hay que escuchar al cliente, mimarle para fidelizarle. Pero el cliente pedirá mejoras, no cambios ni rupturas de paradigma. Nadie puede pedir lo que no puede imaginar: bajo el imperio del mercado, la innovación se torna incremental. Muchas pequeñas innovaciones. Poco riesgo. La innovación se confunde con la mejora y la subordinación al cliente.

Innovación 3.0 (inicios de los 90): La unidad de análisis es la empresa. La empresa debe convertirse en sistema innovador para gestionar a la vez ambas fuerzas: las de la ruptura tecnológica y la del incrementalismo del mercado. Ambas fuerzas convergen y compiten en las organizaciones, generando el apasionante dilema de la innovación: explotar lo conocido, mejorándolo; o explorar lo desconocido, cambiándolo y transformando el entorno y las bases constituyentes de la propia empresa. La innovación se convierte en tensión organizativa. Cuando gana la inercia del pasado y el incrementalismo, los líderes de la industria se ven superados por jóvenes start-ups dotadas de mayor flexibilidad estratégica y radicalidad innovadora. Y, para disciplinar la sistemática innovadora, las organizaciones deben incorporar procesos de gestión de la innovación a imagen de los modelos TQM de gestión de la calidad. Modelos que, en general, quedan obsoletos cuando se convierten en un instrumento más del inmovilismo, en una coartada para disfrazar la simple mejora como innovación.

Innovación 4.0 (aprox 1995): La tensión innovadora desborda a la organización. El entorno sigue acelerándose y cambiando más rápidamente que la empresa, la cual debe echar mano de su contexto inmediato para innovar con más velocidad y eficacia: la empresa pide ayuda a su cadena de valor y se sincroniza con ella. Maltratar a los proveedores les priva de capacidad innovadora, por ello se deben seleccionar los mejores y establecer alianzas a largo plazo con ellos. Y competirán cadenas de valor contra cadenas de valor, aunque éstas se escondan tras sus firmas líderes (General Motors contra Ford, Airbus contra Boeing, Zara contra H&M), luego innovarán también cadenas de valor contra cadenas de valor. Para ello, se integrarán sistemas de información, procesos logísticos y equipos de I+D, que pasarán de ser multidisciplinares a ser multiempresariales. El modelo de gestión emergente es el de la integración y gestión estratégica de la cadena de suministro.

Innovación 5.0 (2003): Etapa de intensa globalización, ahora cuestionada. Constancia de que existen más oportunidades fuera que dentro de la empresa, en cualquier lugar del mundo y en cualquier sector (cross-sectorial innovation). Internet, fenómeno de moda en la época, vuelve (teóricamente) el mundo plano y totalmente simétrico. Para competir con las terribles economías de escala de los gigantes tecnológicos, y las grandes inversiones requeridas para desarrollo de tecnología, es importante generar economías alternativas de red. Consorcios y alianzas estratégicas internacionales. El modelo de gestión imperante es el de Innovación Abierta.


Innovación 6.0 (escenario post-crisis, 2010): La innovación, vista ya como fenómeno cultural y social, se concentra fuertemente en entornos locales: regiones y ciudades. Visión de ecosistema. Innovar requiere una cultura especifica (requiere un conjunto de creencias y comportamientos emprendedores creatividad, iniciativa y acción), y una red social que aporte complementariedades, información, conocimiento y capital. Una red social de confianza que sólo puede darse en la proximidad. Las cadenas de valor se reconcentran: si bien inicialmente, se pensó que la integración de la cadena de valor podía ser sólo virtual y globalizadora, en los últimos años se comprueba que, por el contrario, ésta debe ser física y de proximidad. La proximidad, en innovación, es determinante para generar confianza, minimizar errores y transmitir conocimiento no codificado. De la integración virtual se pasa al reshoring: las cadenas de valor se repliegan a los núcleos geográficos de alta intensidad innovadora (también las actividades de manufacturing). Las empresas más innovadoras huyen definitivamente del incrementalismo, y sus modelos de gestión (inspirados en el TQM y la mejora contínua) son substituídos por lógicas corporate entrepreneurship y lean start-up. Y aparece un último y supremo actor: el Estado Emprendedor, capaz de cambiar la cultura de las naciones (la cultura se cambia mediante incentivos, que transforman comportamientos que finalmente se tornan en hábitos culturales) y de actuar como agente schumpeteriano último: si la institución básica de capitalismo es la innovación, es el Estado quien tiene capacidad para lanzar las innovaciones realmente rupturistas. El Estado provoca las olas de destrucción creativa de Schumpeter, rompiendo los incrementalismos del mercado, y lanzando tecnologías disruptivas mediante inversión pública sistemática en I+D de alto riesgo.

Modelos de gestión correspondientes a las seis olas de innovación

La irrupción de esta sexta ola supone, en definitiva, una auténtica revolución en el mundo del management: emerge la localización frente a la globalización, la innovación de ruptura frente a la mejora contínua, la reintegración de cadenas de valor frente a su virtualización, la irrupción de tecnología transformadora frente al incrementalismo y tiranía del mercado; y el Estado emprendedor frente al Estado autista y austericida.


1 comentario:

  1. El paradigma es uno... La Innovación... tal vez lo que quieres decir es que son las escuelas de pensamiento que se formaron en el tiempo y evolucionan..

    ResponderEliminar