24 de agosto de 2012

SISTEMAS DE INNOVACIÓN AVANZADOS (1): USA



Es un falso tópico afirmar que en USA no hay estímulos públicos a la innovación. Existen, en gran cantidad, en diversos formatos, y, de hecho, han constituido la base de su liderazgo tecnológico durante el último siglo. Es cierto que existen otros factores clave, como el tamaño de sus mercados o el espíritu emprendedor de una nación joven, constituida por sucesivas oleadas de inmigrantes. Pero el gran driver de la innovación en USA ha sido el sector público. La administración  norteamericana ha jugado un papel determinante, mucho mayor del que tradicionalmente se ha reconocido. Veamos:

Durante la Guerra Fría se realizaron programas de inversión masivos en I+D universitaria e industrial, especialmente en los campos de electrónica, ciencias de la vida y energía. De este substrato surgieron incontables empresas que comercializaban aplicaciones civiles surgidas de capacidades financiadas con fondos públicos, en aviónica, semiconductores, arquitectura de computadores y software, entre otros.

La Agencia de Proyectos Avanzados para la Defensa (Defence Advanced Research Projects Agency, DARPA), creada en 1958, provee todavía financiación y soporte de gestión para proyectos empresariales y académicos con potencial interés en ámbitos de defensa, de muy alto riesgo tecnológico (que el mercado no financiaría por sí solo) especialmente en ciencias de la vida, ciencias físicas e ingeniería. Su presupuesto es de 3.000 M$ por año. De proyectos financiados por DARPA surgió, entre otras cosas, Internet.

El presupuesto federal de investigación para proyectos universitarios y/o empresariales es distribuido entre diferentes departamentos y agencias, incluyendo el Departamento de Defensa, el Departamento de Energía, la National Science Foundation, o the National Institutes of Health (NIH). Éste cuenta con un presupuesto anual de 32.000 millones de dólares. La NASA, para proyectos espaciales, cuenta con 17.000 millones de dólares adicionales.

Con la finalidad de impulsar proyectos de alto riesgo tecnológico en el seno de clústers industriales específicos, se han creado programas como el National Center for Manufacturing Sciences (NCMS), el consorcio SEMATECH (investigación en semiconductores), o el Advanced Technology Program. Sólo para soporte de proyectos aplicados de nanotecnología, el presupuesto federal ha pasado de 460 M$ a 1800 M$ en una década.

Para desarrollar nuevas empresas de alto potencial de crecimiento, con la finalidad específica de cubrir las fases de fallo de mercado, existe el Small Business Investment Company Program. Los presupuestos asociados son del orden de 2.000 M$, proveídos por el gobierno federal, que suelen ser complementados con fondos públicos estatales. Algunos estados, doblan la asignación federal.

La compra pública es también un potente instrumento al servicio de la innovación y el desarrollo de tecnología industrial. El 2,5% del presupuesto de compras públicas se destina a compra de tecnología innovadora para empresas americanas de alta tecnología. La administración  es utilizada como primer mercado impulsor y/o como lead user de tecnologías incipientes.

Por último, existe una excepcional base de investigación universitaria, soportada también vía agencias como el Departamento de Energía y el National Institute for Health. El sistema competitivo, y la concesión legislativa de la  propiedad intelectual de todo resultado de investigación financiado con fondos federales, a las universidades, las incentiva fuertemente a financiarse vía transferencia tecnológica.

Es evidente que la existencia de grandes empresas, líderes internacionales en sectores de alta tecnología, como IBM, Microsoft, Google, Apple, Hewlett Packard, Cisco, Boeing, Pfizer, Amgen o Johnson & Johnson juega un rol importante en la inversión agregada en I+D del país. Pero la emergencia de dichas empresas es, en parte, el fruto de un trabajo de inversión pública acumulativa, competitiva y estable en el tiempo, que ha generado un ecosistema con mercados colaterales de consultoría en management, propiedad industrial, venture capital o business angels.

Y poca gente sabe que los programas de financiación de la Small Business Investment Company, que proporcionan 2 $ de financiación de proyectos de alto potencial, por cada $ privado early-stage, han impulsado empresas como Apple, AOL, Intel, Amgen, Cotsco, Staples o FedEx cuando sólo era embriones titubeantes.

Después de estudiar durante más de 10 años muchos sistemas innovadores, mi conclusión es la siguiente: no hay ecosistema innovador, con una dinámica de crecimiento basada en tecnología, sin un compromiso público previo, consistente y a largo plazo con la financiación competitiva de proyectos excelentes y de impacto.

Fuente: Innovation and Research Strategy for Growth. Department for Business Innovation & Skills. UK.







1 comentario: