5 de agosto de 2012

EL PAÍS QUE YO QUIERO


Quiero un país en que los individuos aspiren a generar valor para la comunidad, no sólo a capturarlo. Un país en el cual la iniciativa personal y la asunción de riesgos sea un referente social admirado, respetable y deseable.

Quiero un país que se sustente en la combinación de la racionalidad científica, la innovación tecnológica, la libertad económica y la democracia política como formidable cadena de creación de prosperidad.

Quiero un país en el cual los niños aprendan a cooperar para competir, y compitan por cooperar. Un país en el cuál se entienda que competir es un concepto noble y deportivo.

Quiero un país sensible con la ciencia y la tecnología. Que vibre con cada avance, con cada logro que se consiga en estos ámbitos. Y que fomente el espíritu crítico en los niños. Que cuestione todos los dogmas y que crea firmemente en la ciencia como base indiscutible del progreso humano.

Quiero un país en el que se estimulen los liderazgos. En el que se premie a los mejores. Un país que ame la meritocracia y desprecie la mediocridad.

Quiero un país en el que todos tengan las mismas oportunidades. En el que cada uno escoja qué quiere ser, pero una vez escogido, aspire a ser el mejor en su ámbito.

Quiero un país que no “apueste” frívolamente por nada en concreto, pero apoye sistemáticamente la excelencia.

Quiero un país comprometido con la innovación. Con un compromiso consistente a largo plazo. Que no detraiga recursos estratégicos ante la primera emergencia. Que construya su sistema innovador de forma acumulativa, sin interferencias políticas. Que compita como formidable sistema innovador, con la suma de todos sus agentes. Con una sociedad civil fuerte, informada e influyente que no permita desviaciones en dicho compromiso.

Quiero un país que no escatime recursos a la ciencia, pero que haga de la interconexión con la industria una prioridad estratégica. Un país donde la innovación se estimule compitiendo enérgicamente por proyectos, y se prioricen las iniciativas ambiciosas, excelentes internacionalmente, pero de elevado impacto en la prosperidad nacional.

Quiero un país de activistas innovadores. De gente creativa, librepensadora, tolerante y abierta al mundo. Un país de emprendedores natos, convencidos de que cada fracaso es un peldaño más hacia el éxito. Sabedores de que no existen realidades positivas ni negativas. De que no hay circunstancias buenas ni malas, sólo cambio permanente. Y ávidos por generar nuevo valor del cambio, buscando las oportunidades allá donde se encuentren.

Quiero un país donde el sistema educativo tenga como objetivos estratégicos enseñar a aprender, enseñar a emprender y enseñar a innovar.

Un país con hoja de ruta a una generación. Un país que sepa cuáles son sus fuentes de valor, y las potencie sistemáticamente. Un país con una estrategia económica propia, clara y contundente. Con proyectos transformadores e ilusionantes.  Quiero un país que siente su prosperidad en la excelencia científica y el liderazgo empresarial, y los fomente obsesivamente.

Un país en el cual las infraestructuras estén al servicio del talento, y no el talento al servicio de las infraestructuras.

Un país con políticos carismáticos, referentes, internacionalizados y preocupados por el propio país, por su partido y por ellos mismos (por este orden, no al revés).
Quiero un país próspero, respetado, independiente y orgulloso. Un país de calidad, que poder dejar a mis hijos.

No es tan difícil… Sólo es cuestión de poner manos a la obra. Los momentos de grandes crisis son momentos de grandes transformaciones y, por tanto, de mayores oportunidades.

5 comentarios:

  1. Quieres un país sin religión ni gente religiosa.

    ResponderEliminar
  2. Podrieu començar per eliminar "organismes" com Acc1O i dedicar la gent que en mengeu d´aquest tipus d´organitzacions a treballar.
    Per cert, podries deixar d´escriure i demostrar-ho treballant.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Xavier, yo en su día también tuve eun sueño parecido a lo que nos acabas de contar. Fue allá en octubre de 2009, y siento decir que todavía no ha llegado.

    http://fabadiabadenas.blogspot.com.es/2009/10/hoy-he-tenido-un-sueno.html

    Esperemos que tu "plegaria" -si se me permite el simil- sea más eficaz que la mía.
    Saludos
    Fernando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Fernando,

      Gracias por tu comentario. Excelente post. Hay que seguir soñando, este país tiene capacidades para volver a crecer y a creer en sí mismo.

      Un fuerte abrazo!

      Xavier.

      Eliminar
  4. Grandes Necesidades nos obligan a encontrar Ingeniosas soluciones.

    ResponderEliminar