16 de mayo de 2012

LA GRAN PARADOJA

Esta semana se ha hecho público que IESE y ESADE figuran, una vez más, entre las mejores escuelas de formación de directivos del mundo (concretamente, entre las 5 mejores). Paralelamente, The Economist publicaba un significativo avance de un grupo de investigación de Barcelona en tecnología optoelectrónica.  Catalunya posee una capital con marca internacional (Barcelona). Es capaz de atraer talento creativo e innovador de todo el mundo. Miles de directivos internacionales se forman cada año en escuelas de negocio como las mencionadas, aprendiendo las prácticas de gestión más avanzadas. Y nuestros mejores centros de investigación se encuentran en la élite mundial del conocimiento de excelencia. Somos un país atractivo, de clima agradable, con una elevada (hasta el momento) calidad de vida. Y todavía existe un tejido industrial que hunde sus raíces en la primera revolución industrial. El espíritu emprendedor todavía impregna la personalidad y la idiosincrasia catalana. 

Disponemos de centros de conocimiento de primer nivel, de capacidad manufacturera y de directivos formados en las mejores escuelas de negocios del mundo... ¿Qué diablos nos está pasando, pues, para ser incapaces de salir de esta crisis? ¿Dónde está la debilidad que nos crea impotencia organizativa para explotar nuestras capacidades? ¿A qué se debe esta terrible paradoja? (que, por otro lado, se puede hacer extensiva a España y a gran parte de Europa). 

Se aceptan opiniones...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada