28 de mayo de 2012

BARCELONA: CLUSTER DE START-UPs

Estos días hemos asistido al controvertido lanzamiento de Facebook al NASDAQ. Aunque no ha cumplido expectativas, y el valor de la acción ha caído un 16% desde su inicio (en una semana), no hay dudas que la entrada de Facebook en el mercado cotizado de alta tecnología norteamericano es un gran hito de la historia de los negocios y de la propia tecnología. 

No obstante, me surgen algunas dudas inquietantes: en primer lugar, como se pregunta hoy La Vanguardia, ¿es "normal" que el valor  bursátil de Facebook sea superior al de empresas como Daimler o BMW? Facebook es una de esas empresas que han sabido utilizar inteligentemente el efecto viral de la red, propagándose por el canal más rápido que existe: el canal adolescente. Pero, desde un punto de vista de estrategia competitiva: ¿tiene capacidad de crear barreras de entrada a la competencia (más allá de la marca y la masa crítica)? ¿tiene modelo de negocio sostenible? ¿tiene capacidad real de creación de valor?

En mi opinión, una buena iniciativa de start-up (Facebook era una start-up hace unos pocos años) debe tener algunas características imprescindibles: la capacidad de creación de barreras de entrada (mediante una IP propia, por ejemplo), un equipo imbatible (¿Zuckerberg es comparable a Jobs o a Bill Gates?), un producto diferencial respecto a lo preexistente, un modelo de negocio claro y sostenible (¿cómo gana dinero Facebook?) y un mercado potencial elevado (en este caso, Facebook sí que cumple los requisitos). A la luz de esta metodología, es irracional que Facebook supere en valor bursátil a BMW. 

¿Estamos ante el inicio de una nueva burbuja puntocom? Quizá estamos ante un cruce de caminos, en el cual empezamos a tomar el equivocado: el tipo de empresa capaz de generar valor real, de desarrollar una cadena auxiliar de proveedores, de extender buenas prácticas, de competir en base tecnológica, y de generar clústers competitivos internacionalmente, en mi opinión, no es el modelo Facebook. El modelo de referencia no es este, al menos desde la perspectiva de desarrollo económico de un país. Como tampoco el modelo de referencia de emprendedor debe ser el un joven de 20 años que monta una web en la habitación de su casa, por brillante que sea la web y oportunista que sea el negocio.

En la misma línea, Expansión publicó un artículo hace unos días sobre el "clúster de empresas de base tecnológica de Barcelona". Hablaba de empresas como Infojobs, Letsbonus, Privalia, eMagister, o Groupalia entre otras. Ojalá tuviéramos centenares más de ellas. Pero no era este el objetivo que nos marcábamos en 2001 cuando, siguiendo la Estrategia de Lisboa, planteábamos aflorar el stock de conocimiento científico, creando un clúster real de empresas de alta tecnología surgida de entornos científicos. Nuestro modelo de referencia era (y creo que debe seguir siéndolo) el de empresas con tecnología propia, fuertemente vinculadas a la universidad y a centros de conocimiento de primer nivel, con producto propio claramente diferencial surgido de la frontera del conocimiento. 

La realidad es que en diez años, se han creado en Barcelona unas 400 de estas empresas referentes, start-up's surgidas de entornos científicos, de las cuales un 20% están muertas o inactivas (baja tasa de mortalidad, han estado en ocasiones "dopadas" de recursos públicos), y de las cuales sólo un 10% facturaba en 2010 más de 5 M€. Un clúster de un tamaño substancial,  surgido de entornos de alto potencial científico, pero con una dinámica pobre y con tremendos problemas de crecimiento.

Conclusión: Se han creado demasiadas empresas de base científica en relación a la base de investigación del país (habría sido más "normal" experimentar otras vías de transferencia tecnológica, como la comercialización de patentes a empresas preexistentes con capacidad de manufacturing y venta). Pero son demasiado pocas todavía para obtener algún gran éxito internacional. La innovación tiene una clara base probabilística. Han recibido demasiados recursos públicos, pero todos ellos demasiado pequeños. Las gacelas, los líderes de este colectivo, sin embargo, no han podido crecer suficientemente porque los tramos de financiación son muy pequeños... La diferencia con USA: en USA, la verdadera política industrial es la extrema velocidad y eficiencia de sus mercados financieros.

La otra cara de la moneda: existen gran cantidad de dichas empresas en periodo de incubación, buscando dramáticamente recursos para salir a la luz., algunas de ellas realmente excelentes. La crisis nos ha cogido en el peor momento. Con cinco años más de programas y financiación estable, el sistema de innovación entero, hubiera explotado, hubiera generado éxitos internacionales, y se habría desarrollado un mercado financiero mucho más rápido y sofisticado para empresas de base tecnológica. Y, por encima de todo, hubiera creado referentes sociales , modelos de referencia, diferentes a los actuales.

4 comentarios:

  1. Hola Xavier,
    Como profesional en el entorno de la transferencia de tecnología y la innovación con base tecnológica, no puedo estar más de acuerdo con todas las opiniones reflejadas en tu post. En especial, me gustaría subrallar la falta de una línea coherente de actuación para propiciar la comercialización de tecnología a empresas preexistentes. Me encuentro con que los centros generadores de tecnologías raramente cuentan con un presupuesto para realizar estudios para identificar potenciales aplicaciones y clientes para sus tecnologías. Lo que antaño financiaba un VALORTEC. Mucho menos para transformar sus tecnologías con potencial en productos con potencial. Para esos pasos, "confían" en que nazca un interés natural (y una financiación) por parte de las empresas. Por su parte, la percepción de las empresas es de una excesiva distancia a mercado de dichas tecnologías, por lo que es casi imposible que se decidan a financiar. Como resultado, es una auténtica casualidad que, sin la intervención de personas u organizaciones con conocimientos en ambos mundos y financiación propia, se produzcan estos encuentros y, más difícil aun, surja el proyecto que consiga transformar tecnología en realidad empresarial. Propongo que, desde la administración se incida más en políticas específicas para estas fases.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Esther, mira mi anterior post: "Un camí innovador cap a la independència". Efectivamente, necesitamos instrumentos financieros para cubrir el "death valley" de la transferencia...

    ResponderEliminar
  3. Xavier, totalmente de acuerdo con tu conclusión "Se han creado demasiadas empresas de base científica en relación a la base de investigación del país". Un modelo de fomentar e invertir en el proceso de licencia de IP y menos spinouts hubiera sido más equilibrado en mi opinión.
    Alineado con un post anterior tuyo, el clusterizar IP y dinamizar su comercialización mediante una agencia-empresa independiente de las "tech transfer offices" sería un modelo de negocio interesante a validar.
    Gracias
    Marc

    ResponderEliminar
  4. Xavier,
    Leído. Me alegro de que seamos varios los que ven clara esta necesidad. Quizás si insistimos acabamos concienciando de que este punto se ha de corregir cuando se pueda!
    Saludos

    ResponderEliminar