10 de abril de 2012

YO TUVE UN SUEÑO (Y NO UN BUSINESS PLAN)

Hoy he invitado a José Mariano López-Urdiales a dar una charla en IQS. Escucharle es fascinante. José Mariano, sin duda, es uno de los profesionales con mayor conocimiento del sector aerospacial de Catalunya (y quizá, de España). Con un currículum impresionante, José Mariano se crió en un ambiente de pasión por el mundo del espacio (su padre era astrofísico). Fue primero de su promoción de Ingeniería Aeronáutica en Madrid, MBA por MIT (Massachussets Institute of Technology), trabajó en BOEING USA, y fue gerente del clúster aerospacial catalán, BAiE (Barcelona Aeronáutica y Espacio) donde le conocí.

En 2002 publicó un primer artículo científico sobre su sueño: construir un globo que ascendiera a alturas astronáuticas ("near space"). Y en 2009, tras dejar BAiE, emprendió su proyecto personal: fundó su propia empresa, InBloon, para comercializar viajes de turismo espacial en globo. Imaginemos que podemos subir a altura de astronauta (los globos de José Mariano suben 36 Km, 3 veces la altura de un avión, 10 veces la altura de un globo aerostático convencional). Imaginemos una experiencia casi espiritual: una silenciosa y lenta ascensión al espacio, tomar una copa de cava viendo la curvatura de la tierra, sin dañar el ecosistema, evitando subir en cohete, con toneladas de explosivo quemando bajo tus pies (su competencia, Virgin, ofrece viajes en cohete). Imaginemos que, una vez a 36.000 metros, la cápsula se suelta y experimentamos caída libre -ingravidez- por unos instantes....

José Mariano ha pasado un periplo internacional de búsqueda de inversores: Oriente Medio, USA, Japón... La Caixa ha invertido en el proyecto (entre otros). ACCIO le concedió un préstamo de Creación de Empresas de Base Tecnológica. Incluso ha obtenido el apoyo de la Casa Real (a través de Josep Lagares, presidente de la Fundació Príncep de Girona y gran impulsor de la innovación en el país). Y ahora está a punto de lanzar su primer prototipo tripulado (no con una perrita como Laika, sino con un robot).

Y una gran lección tras su charla: como dice mi buen amigo Lluís Pareras, neurocirujano e inversor de riesgo, "los inversores no invertimos en ideas, invertimos en personas". Escuchando a José Mariano se transpira constancia, tenacidad, ilusión, pasión. Se anticipa el éxito del proyecto. Y, hablando con él, la constatación final: Martin Luther King dijo "I had a dream", no "I had a business plan".

(En la web de InBloon se puede ver un vídeo de José Mariano conversando con Richard Branson sobre turismo espacial)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada