25 de abril de 2012

FIRST PEOPLE, THEN STRATEGY

Cuando empecé a trabajar en el antiguo CIDEM (ahora ACCIO, Agencia de Competitividad de la Generalitat de Catalunya), Eugeni Terré, quien era mi jefe (y una de las personas de quien más he aprendido en la vida) me explicó que, para desarrollar una de las primeras redes de transferencia tecnológica locales, se habían inspirado en la Fundació Steinbeis (Alemania). Cuando visitaron dicha fundación, al preguntar cuál era su estrategia, uno de los conceptualizadores del modelo de transferencia tecnológica alemán, les dijo "first people, then strategy" (primero las personas, luego la estrategia).

Esta frase me ha quedado en la mente para siempre. Efectivamente, el factor clave de éxito de la mayoría de proyectos radica en el talento, en las capacidades, en los conocimientos, la experiencia y la ilusión de las personas que que los impulsan y los gestionan. La estrategia es factor necesario, pero insuficiente. Sin talento, no hay estrategia posible. O al menos, no hay estrategia de éxito posible.

Esta es una constante que he encontrado a lo largo de mi vida profesional: la importancia del equipo. La importancia del talento. Recientemente, un experimentado financiero me dijo: "los operadores de capital riesgo no miramos las hojas del business plan, miramos los ojos del emprendedor". Se invierte en personas, en perseverancia, en convicción, en tenacidad, en ilusión... No en power points ni en excels afinados hasta la centésima (aunque éstos sean imprescindibles).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada