2 de febrero de 2012

PRINCIPIOS DEL LIDERAZGO INNOVADOR

Hay una clara diferencia entre el líder innovador y el ejecutivo eficiente. Todos podemos reconocer claramente dos perfiles directivos, cuando pensamos en personas que conocemos: el visionario, entusiasta, creativo y motivador; o el ejecutivo detallista, metódico y disciplinado. El primero, normalmente, está orientado a la estrategia. El segundo, al micromanagement. Y ambos deben convivir en las organizaciones.

Probablemente, dichos perfiles respondieran a prototipos como Steve Jobs (en el primer caso) o su sucesor en su primera etapa de Apple, o John Sculley (en el segundo caso,contratado para “introducir disciplina empresarial en Apple”)

Liderar es el máximo exponente de acto creativo en las organizaciones. No hay mayor creatividad que la concepción de una nueva visión de empresa, y la capacidad de inspirar y arrastrar hacia ella a un equipo. Pero, ¿qué caracteriza un líder innovador?

En mi opinión, un líder innovador se caracteriza por:

a)      Definir visiones claras e inspiradoras. Sin escenarios de futuro motivadores, sin sueños, una organización (o un equipo) entra en decadente mecanicismo, en inercia inmovilista y complaciente autogestión.

b)      Comunicar de forma apasionada. Un líder innovador debe creerse sus propias visiones, transmitirlas apasionadamente, hacer que su equipo vibre con nuevas e ilusionantes iniciativas. El líder innovador es un líder resonante.

c)      Establecer retos, no objetivos. ¿Qué mueve a un hombre a escalar el K2, poniendo en altísimo riesgo su propia vida? El reto personal, no el objetivo. Una ascensión como esa es un camino al encuentro del propio yo, una lucha contra los propios miedos y automatismos. Los retos se miden contra uno mismo, los objetivos contra la organización, que los suele asignar de forma arbitraria. Un líder innovador es capaz de retarse y de retar a sus colaboradores, haciéndolos mejores, buscando sus límites, invitándoles a transgredir sus propias fronteras.

d)      Determinar el qué y el cuándo, nunca el cómo. No hay nada más desmotivador que te expliquen cómo hacer las cosas. El líder innovador pide respuestas claras (el qué) y marca hitos temporales (el cuándo), pero deja plena autonomía para decidir el cómo. Sólo con autonomía y responsabilidad se pueden desarrollar auténticos profesionales independientes y capaces.

e)      Gestionar por confianza, no por control. Gestionar por confianza significa no estar nunca. El mejor director es el que no está (en todo caso, está pensando en el horizonte estratégico, no entrometiéndose en la gestión de los proyectos cotidianos). Gestionar por confianza significa ser un recurso, acudir cuando se es llamado. Gestionar por control, por el contrario, significa planificar reuniones sistemáticas, repasar listas de tareas, pedir continuas explicaciones, buscar culpables a los problemas del día a día, estar presente en las operaciones rutinarias… El directivo controlador, por otro lado, suele quedar rodeado de necios incapaces de retarle o cuestionarle, imbuidos de cobarde respeto e incapaces de generar ideas propias. El directivo controlador es una auténtica fábrica de estúpidos. Es una vieja falacia pensar que quien todo lo controla nunca se equivoca. Al contrario, el directivo que todo lo controla se olvida de su misión fundamental: dirigir.

f)        Dirigir mediante autoridad, no mediante poder. La autoridad es propia, el poder es conferido. La autoridad se gana con credibilidad personal, experiencia y empatía. El poder se da y se quita por un poder superior. La autoridad es permanente, el poder es temporal.

g)      No preocuparse de tener el mejor equipo, sino de que su equipo tenga el mejor líder. Triunfar con equipos de élite es razonablemente sencillo.  El verdadero reto, la verdadera experiencia transformadora es desarrollar equipos de élite, ayudar al equipo a crecer personal y profesionalmente.

El liderazgo es un acto creativo. No hay liderazgo sin innovación, pues es imposible liderar la rutina. Y no hay innovación sin liderazgo, pues la conducta humana suele ser reactiva al cambio y debe ser estimulada para avanzar hacia nuevos escenarios. Liderazgo e innovación son dos caras de la misma moneda.

12 comentarios:

  1. Excelente artículo.
    Como complemento al apartado (g) añadiría que el mejor equipo no lo forman las estrellas donde todos compiten por sobresalir por encima de los demás.
    El mejor equipo es el que funciona como un "sistema colaborativo", una de las tareas fundamentales de un líder: crear equipo. Como una orquesta.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el artículo. Muy bueno

    ResponderEliminar
  3. Ya estoy deseando leer tu próxima entrada!! Gracias por compartir tus cononimientos.
    Xavier.

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo ! ! ! Es de gran ayuda para poder coordinar grupos de trabajo de manera eficiente y hacer que todos se sientan motivados y implicados con el proyecto. Si constantemente estas diciendo como realizar cada tarea, consigues un efecto negativo en la gente. Debemos ser capaces de dejar que cada uno realice sus funciones a su manera, ayudando y apoyando si se necesita, pero como muy bien dices, sin decir el cómo. Esto a veces es difícil, ya que cada uno tenemos nuestra manera de trabajar, y debemos retener el impulso inicial de corregir cuando vemos que otra persona lo esta realizando de manera distinta a la tuya, pero no haces ningún favor, ni al trabajador ni al equipo, rectificando su manera de trabajar, si el resultado final es igual de bueno.

    ResponderEliminar
  5. Saludos
    Execelnte exposicion del Tema,, presisamente estes es mi tema Doctoral. Tomare datos para rebustecer mi Tesis. Att Edwin Bordoy / Arecibo PR

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena por el post. Has expuesto de forma muy clara y ligera un tema, en realidad, complicado y delicado, ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  7. Por compartir los puntos de la "a" a la "g" he llegado a escuchar que soy un terrible idealista y que esa enfermedad se me pasará cuando vaya cumpliendo años

    ResponderEliminar
  8. Muy buen artículo!
    Sobre el punto f. Existen muchas discrepancias a la hora de definir poder. Según mi opinión, la autoridad no se gana, viene dada por la posición jerárquica dentro de la organización. En cambio, el poder (de experto o de referencia) es otorgado por los seguidores hacia el líder.

    ResponderEliminar
  9. Me gustan las sensaciones que he tenido al leer tu articulo , comparto la idea del líder (empresario) innovador , visionario , entusiasta etc.,motivar al equipo con nuevos retos, valorar sus ideas , respetar su profesionalidad e iniciativas,apoyarlos y controlar por los resultados. Como emprendedor autodidacta e intuitivo mi mayor motivación es la búsqueda de nuevos retos, tener asumido que el cambio permanente ha de ser una constante en nuestra vida , por que... la vida cambia cada vez más deprisa . Tengo 62 años y todavía no se me ha curado la enfermedad del idealismo "gestión de enfermería", es más , creo que es una dolencia crónica . Gracias profesor Xavier Ferrás, seguiré su blog.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado el artículo! Por un nuevo estilo de liderazgo, sin duda!

    ResponderEliminar
  11. excelente artículo...muchas gracias por la información siempre con mucha calidad.

    ResponderEliminar