7 de febrero de 2012

¿INNOVAS O (SOLO) MEJORAS?

Ayer tuve una interesante discusión con unos alumnos sobre la diferencia entre innovar y mejorar. Alguien apuntó que la "innovación se refiere a conceptos de ruptura", mientras que la mejora "supone sólo pequeños avances". No es una buena aproximación: existen, efectivamente, innovaciones de ruptura (el vehículo eléctrico, los semiconductores, los barcos de vapor en su momento...), pero también existen innovaciones no disruptivas (el lanzamiento de un nuevo modelo de microprocesador para Intel, por ejemplo -destinado a las mismas aplicaciones, para la misma base de clientes-) e incluso innovaciones incrementales (el método de producción de Toyota, el kaizen japonés se basa en las mismas).

La diferencia entre "innovar" y "mejorar" no está en el grado de ruptura respecto a lo preexistente. Tampoco necesariamente la innovación se basa en "cosas que no existían antes". El iPod es un ejemplo de producto ganador basado en componentes preexistentes: memorias flash y formatos de compresión MP3 (un gran ejemplo de innovación abierta, por cierto).

La diferencia fundamental entre "innovar" y "mejorar" está en el RIESGO que asumimos. Mejorar, por definición, no incorpora riesgo. Innovar es un concepto que, de forma inherente, está asociado al riesgo. Un proyecto de innovación siempre es un proyecto arriesgado. Un proyecto de mejora, jamás.

En el mundo empresarial (como en el personal) existe una correlación lógica entre el grado de riesgo que asumimos, y las ventajas competitivas que potencialmente podemos alcanzar. Si optamos por destinar nuestros recursos a proyectos de riesgo nulo (simple mejora) o de bajo riesgo, deberemos tener en cuenta que nuestros competidores seguirán la misma lógica. Por tanto, el grado de diferenciación final será bajo o negligible. A mayor riesgo-proyecto, sin embargo, mayor potencial de ventajas competitivas exclusivas (porque los competidores tenderán a no hacerlo).

Imaginemos que, siendo un joven de 18 años, decido estudiar en la universidad de al lado de mi casa. Máximo confort, mínimo riesgo. A la salida, me perderé en una masa indiferenciada de jóvenes con idéntica titulación. Sin embargo, si decido irme a Harvard, sé que será difícil entrar, y más difícil aún salir. Me costará un grandísimo esfuerzo personal y económico. Es un proyecto incierto, veremos si soy capaz de conseguirlo... Pero si triunfo, cuando vuelva, tendré ventajas competitivas imbatibles para mis homólogos.

Existen proyectos, supuestamente de innovación, que son simple mejora, aunque incorporen alta tecnología. Por ejemplo, una planta de automoción que decida automatizar una de sus líneas. Aunque el coste de la automatización suponga, pongamos, una inversión de 10 M€, y adquiramos tecnología robótica de última generación, el proyecto está exento de riesgo. El verdadero riesgo está en no abordarlo, porque probablemente todos los competidores lo van a hacer. Es la dinámica de la industria. Y, si ese proyecto es un fracaso, será porque tengo una mala capacidad de ingeniería o de gestión, puesto que la tecnología está probada y es accesible en el mercado. Es un proyecto imprescindible para la empresa (un proyecto "higiénico" -necesario, pero insuficiente-), un proyecto de seguimiento del cambio tecnológico, no de liderazgo. Un proyecto de estructura, no de estrategia. Un proyecto de mejora, no de innovación.

Dos lecciones finales:

- La innovación incorpora riesgo (tecnológico, financiero, de mercado...). La mejora, no.
- Innovar es arriesgado. No innovar es letal (Henry Chesbrough).

10 comentarios:

  1. ¡Me acabas de destripar mi estrategia como padre con tu ejemplo! Ahora los hijos de tus lectores competiran con mi hija para acceder a Harvard ;-)

    Continua endavant, Xavier. Disfruto del teu poder de síntesi i la claredat amb què transmets les teues idees.

    ResponderEliminar
  2. Ja ja, jo si puc també els enviaré a Harvard... Amb la qual cosa, al final tampoc serà diferencial. Ens haurem d'anar a Mart per diferenciar-nos ;-)
    Moltes gràcies pel teu suport, Robert. A veure si al final entre tots aconseguim generar una vibrant cultura innovadora en aquest país i així, fem que els nostres fills no tinguin necessitat d'anar-se'n a Harvard, sino que es puguin guanyar la vida aquí...

    ResponderEliminar
  3. Un exemple ben concret.

    Si les empreses industrials comencéssin a utilitzar la Supercomputació per a simular procesos físics que ara mateix no es poden simular amb les eines existents al mercat, posem per cas, aixó no seria innovació doncs es tracta de utilitzar una tecnologia disponible a centres d'R+D del nostre país, com el BSC-Marenostrum.

    Potser hauriem de dir que es tracta només de millora en la capacitat de simulació d'aquests procesos físics. Però l'avantatge competitiu s'hi dóna si som capaços de fer-ho abans que els altres.

    Doncs, tot i així, la indústria del nostre país hi veu encara massa risc en aquesta potencial millora que vindria de la ma de la Supercomputació.

    La nostra cultura empresarial, és molt més poruga que la dels països als quals ens volem semblar?

    Què hi podem fer, per a canviar aquesta cultura del no-risc?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Això que tu comentes és un fenomen conegut en economia: el mercat és avers al risc, aquí i a tot arreu. La resposta també és coneguda: en el curt termini, sobre els projectes concrets, cal rebaixar el risc empresarial mitjançant els oportuns incentius (fiscals, ajuts directes, crèdits tous). En el mig termini, cal actuar sobre els processos mitjançant nous enfocaments de management. En el llarg termini (una generació), és necessari incidir en els fonaments educatius del país.

      Eliminar
  4. Estimado Xavier:
    Antes que nada felicitaciones, primera vez que participo, tus ideas y conceptos son excelentes.

    Según otro enfoque, autores y organizaciones, indican que la palabra innovacion solo se aplica, si el producto o proceso "mejorado" impacta al mercado.

    Una mejora, por si sola, no siempre, llegará al mercado

    Agradeceré tus comentarios

    Saludos desde Lima, Perú.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, la innovación, por definición, es la "explotación con éxito de nuevas ideas o conocimiento". La innovación comporta éxito (incremento de valor para la empresa). No necesariamente comporta éxito de mercado, pues existen innovaciones de proceso cuyo efecto es el incremento de márgenes de la empresa, transparente al mercado. Pero mi aportación, es que dicho éxito se consigue a cambio de un mayor riesgo. Si no hay riesgo, hablaríamos de mejora. Cuanto más arriesgado es el proyecto, más exclusivo se convierte, mayor potencial de generar ventajas competitivas únicas y, por tanto, más innovador es.

    ResponderEliminar
  6. En un moment de realitats i, sobretot, mentalitats més aviat "d'anar cap enrera" em sembla que tant millorar com innovar són bones opcions. Sóc una gran promotora de la innovació, però també cal dir que hi ha innovació i risc a més petita escala, més en el dia a dia - però no per això menys efectiu- del que promou aquest país. Bon article, segueix endavant!

    ResponderEliminar
  7. Estimado Xavier:

    En los temas de tecnología e Innovacion, existen muchos conceptos planteados por diversos autores que a veces confunden.

    Te agradecería si pudieses comentarnos las diferencias que encuentras entre:
    a) Gestión de la Tecnología
    b) Gestion de la Innovación
    c) Gestion de la Innovacion Tecnológica

    Gracias anticipadas por tu aclaracion

    ResponderEliminar
  8. Lo intento. Veamos:

    - La innovación es un concepto emergente de management que integra conceptos preexistentes: márketing, teoría organizativa, estrategia y tecnología, entre otras.
    - No obstante, la innovación comporta dos variables: a) éxito en el mercado y b) asunción de riesgos
    - Gestionar la innovación es, por tanto, gestionar el riesgo en diferentes dimensiones (estrategia, márketing, tecnología, organización...), buscando ventajas competitivas superiores mediante proyectos de innovación en modelo de negocio, en producto, en proceso, en organización o en comercializacion, incorporando o no nuevas tecnologías.
    - Gestionar la tecnología consiste en tomar decisiones específicamente sobre los activos tecnológicos de una empresa: decisiones sobre adquisición, desarrollo interno, renovación, protección intelectual, etc del conjunto de tecnologías que integran la empresa. Esas decisiones pueden o no entrar en la esfera de la innovación. Comprar un robot industrial, o implantar un ERP, para mí, no forman parte de la dinámica innovadora.
    - Gestionar la innovación tecnológica es la intersección de los dos conceptos anteriores: tomar decisiones sobre tecnología, que suponen asumir riesgos superiores, a cambio de adquirir ventajas competitivas superiores.?
    ¿Y qué es la "tecnología"? Pues el conjunto de artefactos, conocimientos y habilidades puestos a disposición de unos objetivos concretos... Pero esto ya es otra historia.
    Hope it helps.
    Xavier

    ResponderEliminar
  9. Hola Xavier,

    Lamentablemente esta vez estoy en desacuerdo. Cualquier mejora, cualquier cambio,en tanto que supone hacer las cosas de forma diferente, implica riesgos. A veces incluso inmedibles.

    Leyendo a Deming, quien en su obra incluye y diferencia los conceptos de mejora e innovación, se aprecia claramente la diferencia. Existen 5 tipos de mejora y una de ellas, sólo una, es la innovación que expones. Innovación queda como un subconjunto dentro del grupo de mejoras.

    Pero la mejora de mayor riesgo, la más difícil ni tan sólo es una innovación, es la mejora del sistema, producto de un cambio en la forma de pensar.

    Tal vez como que hablamos de semántica podríamos decir que todo es opinable. Pero existiendo diferentes formas de acometer las mejoras y de medir los riesgos es importante no caer en una excesiva simplificación.

    Espero haber contribuido,

    Jordi Cabré

    ResponderEliminar