29 de febrero de 2012

BEYOND MOBILE

Estos días se celebra el Mobile World Congress 2012. La principal exposición internacional en avances y productos basados en tecnología móvil. Uno de los máximos showrooms mundiales de alta tecnología. Un entorno en ebullición, un pedazo del universo más internacionalizado e innovador, la hibridación de San Francisco, Taiwan, Helsinki y Seul junto al Palau de Montjuïc.

De la visita al Mobile, saco algunas conclusiones:

1. Se confirma la hipótesis: todo lo que pueda ser móvil será móvil. La hipótesis previa, de que todo lo que pueda ser digital, será digital, ya se confirmó hace algunos años. El congreso supone la convergencia de múltiples industrias preexistentes: la colisión inevitable, el choque de trenes entre sectores hasta hace poco bien delimitados: televisión, PC, fotografía electrónica, telefonía, distribución de contenidos (de audio, de vídeo e impresión), Internet, tarjetas de crédito, geoposicionamiento…

Nos encontramos en una apasionante etapa de fermentación de un nuevo orden de cosas. Es como si las reglas del juego de una serie de juegos clásicos (parchís, ajedrez, backgammon, go…) se fundieran en un nuevo juego único, polivalente y superior a todos los anteriores. ¿Cuál será el diseño dominante del futuro? Nadie lo sabe (todavía).

2. Las diferentes marcas compiten despiadadamente por conseguir imponer su estándar, su diseño dominante, en producto y/o en modelo de negocio. Nadie se puede dormir en un sector de alta velocidad como el mobile: Samsung presenta su nuevo Galaxy Note 10.1, Nokia intenta levantarse y volver al combate con su 808 PureView. Apple presentará el iPad 3 de forma inmediata. Y jugadores colaterales hasta ahora, como Ford, presentan novedades de vehículos digitalizados: el nuevo eje estratégico de cualquier producto sofisticado se convertirá en su contenido digital, su nivel de conectividad y su capacidad móvil.

3. Internet se hipersegmenta. Empiezan a aparecer vallas en un terreno, hasta el momento, virgen: Facebook o Apple ofrecen canales de entrada exclusivos, con formatos propios y control de los circuitos de acceso a datos. Es como cuando en las praderas del Nuevo Mundo, los granjeros empezaron a delimitar el terreno. Google, cuya estrategia se ha basado en la libertad del usuario en navegar por cualquier contenido, puede verse amenazada.

4. La fuerza económica del evento es impresionante: más de 65.000 visitantes. Los 3.000 ejecutivos más importantes de la industria. Barcelona en el mapa del mundo de la tecnología. Y un reto: conseguir que un evento de turismo económico se convierta en un proyecto transformador, un auténtico acontecimiento tractor de la industria local.

¿Y después del móvil? ¿Hay  la posibilidad de que el tsunami digitalizador y móvil no converja en un dispositivo como el teléfono? ¡Es posible que alguien rompa el paradigma y destruya el dominio de lo que hoy entendemos como smartphone? Google lo va a intentar: una nueva gama de lentes con realidad aumentada, auricular, conectividad absoluta y capacidades ópticas de última generación para visualizar directamente en las gafas cualquier contenido digital que nos pueda ser de interés está emergiendo. El touchscreen quizá puede ser substituido por la propia lente de la gafa. ¿Arriesgado? Sí… Lo sabemos. La innovación es riesgo. Pero más arriesgado es quedar obsoleto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada