24 de junio de 2016

LA NUEVA ANORMALIDAD

Escribo estas líneas en uno de los días más negros del proyecto europeo, con los mercados en caída libre, y cuando la libra esterlina se encuentra en su valor más bajo desde 1985, tras la triste noticia del resultado del referéndum británico, cuyo veredicto dictamina la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En una conferencia en 2010, Mohamed El-Erian (director del fondo de inversión PIMCO) acuñó el término “nueva normalidad”, refiriéndose a las turbulencias económicas que se habían convertido en habituales tras la recesión de 2008. Larry Summers (ex Secretario del Tesoro americano) rebautizó en 2014 el paupérrimo paradigma económico emergente como “estagnación secular”. Cristine Lagarde, desde el FMI, hablaba en 2015 de “nueva mediocridad”. Y Nouriel Roubini completa el cuadro recientemente, declarando que entramos en una época de “nueva anormalidad”

Nadie tiene ni idea de hacia dónde vamos. Organismos internacionales, consultoras y sesudos académicos se debaten en la incertidumbre. Los modelos matemáticos de predicción fracasan sistemáticamente. Muchas cosas están ocurriendo, como si el tiempo se hubiera hipercomprimido y todo sucediera a la velocidad de la luz. Acontecimientos inesperados,  y reacciones del sistema económico generan convulsiones continuas en el mismo. Si la economía fuera un sistema electrónico, diríamos que ha entrado en fase de oscilación permanente. El viejo paradigma económico, social y político ya no da respuesta a un mundo en efervescencia tecnológica. La crisis que aparece en la superficie no es más que la proyección de una revolución tecnológica sin igual que se está dando en las profundidades del sistema, y que requiere modelos de gestión radicalmente nuevos. Si no los diseñamos, el choque entre el antiguo modelo y el nuevo generará conflictos imprevisibles.


Paradójicamente, asistimos a una edad de oro de la  innovación a nivel global. Por primera vez en la historia, no sufrimos una crisis de recursos fundamentales. Avanzamos hacia escenarios de información, educación, energía, sanidad y producción abundantes. Pero no somos capaces de gestionarlos. El sistema económico responde de forma errática a estímulos que deberían ser positivos. Buena parte de la sociedad percibe la globalización como amenaza, y el sistema político magnifica respuestas ineficientes. La austeridad es una receta necesaria, pero insuficiente y mal entendida. No se puede ser austero en educación o en I+D. Por primera vez en la historia, los incrementos de productividad no vienen acompañados de nuevo empleo.  La economía crea riqueza, pero no crea trabajo, y eso debilita la demanda. Aunque Suiza la ha rechazado, el debate sobre la Renta Básica Universal ha llegado para quedarse (el American Enterprise Institute, think tank conservador poco dado a utopías, ha propuesto ya una renta universal garantizada de 13.000 dólares a todo americano). Nuevas fórmulas de política económica, como las de Mariana Mazzucato (“mission oriented innovation”, proyectos transformadores enfocados a resolver grandes retos humanos) serán necesarias, como reediciones del New Deal del presidente Roosevelt. Y nuevo talento político, con visión a largo plazo, independiente del ciclo electoral será imprescindible para superar la situación.

El desgraciado episodio del Brexit, el renacer de los populismos, y la centrifugación del sueño europeo no son más que la enésima muestra de la necesidad imperiosa y urgente de emergencia de un nuevo paradigma y de nuevos liderazgos con consistencia estratégica. Infinita tristeza por la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea. Vergüenza y decepción por la falta de talento político en Europa.

(Artículo publicado en versión original en el diario Expansión, el 20/06/2016)

21 de junio de 2016

URBANPRENEURSHIP & THE RISE OF EUROPEAN CITIES


(One year ago, I received an e-mail from professor Boyd Cohen -who I didn't know at that time-, saying "Xavier, I'd like to come to Barcelona, is there some place for me?" I was impressed for his CV, and we managed to attract him here. It was a succesful history. Today, he is living in Barcelona with his family, and teaching at UVic and EADA Business School. He's an entrepreneur and an international academic authority in Urban Innovation and Entrepreneurship. He is who writes the following post. It's a true honor for me to be his friend and to share with him such interesting conversations about the present and future of innovation)

On May 31st my second book, entitled: The Emergence of the Urban Entrepreneur was released.  I was pleasantly surprised that it immediately shot up on Amazon.com’s hot list to #1 for new titles in Entrepreneurship.  I am sure it didn’t hurt that the famous urbanist, Richard Florida, wrote the foreward to the book.

In the book, I demonstrate that three trends are converging to make cities THE PLACE for entrepreneurs in the 21st century. These include: urbanization, democratization and collaboration.  For more on these trends, here is an article I published in Fast Company on the Urbanpreneur Spiral (en español).

One of the most controversial conclusions I arrived to by the end of the book is that I believe Europe is better positioned for the future of innovation and entrepreneurship than the U.S.  I have also written about these conclusions in FastCompany and in Tech.eu.

Just last week I spoke at an International Week event in la Universitat de Vic at the request of Xavier.  We had an engaging conversation about my book, and in particular, my conclusion that Europe is better positioned to lead the next wave of the innovation and entrepreneurial revolution.  Xavier, for one, expressed some doubts, in part, because, for example, Spain is not known as a highly innovative country.

Let’s discuss what innovation has looked like and where it might go before we explore this relevant question.

Innovation Prior to 2008:
First of all, in the past, innovation was based on closed R&D processes within multinational companies or startup companies with significant amount of venture capital.  Having a deep patent portfolio was important, having access to large amounts of capital for financing growth, acquisitions, etc. was important. Being based in Silicon Valley or a similar suburban tech park, usually in the U.S. (like Austin, Boston, Boulder, New York) was also important. Thus we saw a migration of some of the most promising startups from Europe to these suburban innovation hubs where venture capital was more accessible.  Innovation prior to 2008 was also focused on global domination, as Douglas Rushkoff discusses in great length in his recent book and Xavier discussed here.

Innovation in the Future:
I believe we are seeing the signs that current and future innovation looks very different.  First of all we have clearly entered the age of open innovation where multinationals, startups and even cities are embracing collaborative business models and opening their innovation processes.  Multinationals like Toyota and Tesla are even opening up their patent portfolios to encourage coopetition to grow ecosystems.

The writing is already on the wall that venture capital is way less important than it used to be.  In fact, a recent study by the Kauffman Foundation in the U.S. found that only 6.5% of funding for high growth startups comes from venture capital!  Another important point is that I believe we will see a slowing in the emergence of new platform monopolies (like Uber, Airbnb, eBay, etc.) in the future.  Even the famous entrepreneur Steve Case, in his latest book, The Third Wave, agrees that innovation and entrepreneurship going forward is going to be more distributed with fewer unicorn startups.  There will be fewer opportunities for new massive globally dominating, monopoly platforms and there will be ongoing resistance to them (like what we are witnessing with Uber and Airbnb today).

There is a massive movement to encourage more commons-based, distributed platforms whereby the peers on these platforms gain more (or all) of the value they generate on these platforms. For example, I am really encouraged by the potential of Distributed Autonomous Organizations (DAOs) to disintermediate the intermediaries.

Innovation is going Urban
Perhaps most importantly, innovation is going urban.  My whole book is based on this, but to summarize, the world is urbanizing entrepreneurs are moving into urban areas (and away from suburban tech parks) and many entrepreneurs are also seeking to find ways to solve not just market problems, but urban quality of life problems, like energy, food, housing, sharing and mobility.  I call these civic entrepreneurs.  So, returning to the debate about whether Europe could lead the future of innovation and entrepreneurship, let’s consider how all of the above combine to make things interesting for Europe.

First of all, as I argued in Fast Company, it could be argued that the data suggest Europe has already overtaken the U.S. as the leading region for innovation.  The Global Innovation Index, the most respected annual assessment of national-level innovation shows that four countries, ALL EUROPEAN!, are ahead of the U.S. with respect to their innovation capacity and output.   Returning to Xavier’s point, yes Spain is only 27th in the ranking, way below the U.S.

However, besides the fact that many European countries are ahead of the U.S. (which is part of my thesis), another part of my thesis is that innovation is urbanizing.  I think it is really interesting to explore innovation at the urban level in Europe and the U.S.  This is a point of differentiation I have with Richard Florida. While he still prefers to use the volume of venture capital investment in a city as a proxy for its innovation capability and output, I believe that venture capital is not as important as it used to be and that we need to look at other indicators of innovation in cities. 

First of all, I think we need to consider how innovative the city administration is.  I believe this to be important because the innovators of this decade and in the future, are making a conscience choice to stay or move to cities that create the right environment for them to be successful and happy.  Having a high quality of life, and innovating around things like smart cities are increasingly appealing to millennials for example. On this front European cities, EVEN SPANISH ones, are WAY ahead of most U.S. cities. 

Take for example the annual ranking of quality of life in cities from Mercer.  In their 2016 survey, 7 of the top 10 cities in their ranking are European.  Want to know the highest rated U.S. city? You have to go to #28 to find the first city, San Francisco on the quality of life list.  Let’s talk smart cities. I have been researching, and ranking smart cities around the globe since 2011.  I can assure that Europe is way ahead of the U.S. on this front.  In fact, Spain alone, a country of just around 46 million people (just over 10% of the population of the U.S.) has been a pioneer in the smart cities movement. Barcelona has the most important annual conference in smart cities around the globe.  More importantly, RECI (Red Española de Ciudades Inteligentes). RECI has 65 Spanish municipal members who have developed smart cities strategies and begun to implement them.  While it is hard to determine exactly how many U.S. cities have formal smart cities plans and initiatives, my guess based on my research is that it is probably closer to 20.

Because I have spent more time researching Barcelona’s innovation ecosystem I will provide a few more examples in response to Xavier’s inquiry.  Barcelona is widely regarded as the inventor of the urban innovation district. 22@ has been very successful and has been the subject of replication by mayors from Boston, Buenos Aires and Medellin among many others.  Barcelona was the first city in the world to adopt a solar thermal ordinance which was later adopted by dozens of municipalities in Spain and recognized as a best practice European-wide.  In Barcelona, we have rapid growth of more response sharing economy activities, a long history of cooperatives, more than 300 co-working facilities, and thought leadership around maker spaces and Fab Labs.  All of these not only make Barcelona a global pioneer in innovation, it also makes it an attractive city for entrepreneurs.

Conclusion

In conclusion, do I think European cities will outpace U.S. in the creation of venture-capital backed platform monopolies? My answer is definitely not. I believe the U.S. will continue to lead in the creation of venture capital backed globally dominant platforms and technologies.  But, I believe those initiatives will represent a decreasing percentage of startups and innovation activity around the globe and I believe that Europe’s higher quality cities, with a stronger commitment to inclusion (note, the U.S. has a climbing income inequality issue whereas Europe’s income inequality has remained stable), and more responsible capitalist (and even postcapitalist) models positions Europe better for the future.  What do you think?

Professor Boyd Cohen
Barcelona, 21 June 2016

18 de junio de 2016

CORPORACIONES EXTRACTIVAS

En diciembre de 2013, una manifestación de ciudadanos de San Francisco bloqueó el paso de autobuses de empleados de Google en su camino hacia el trabajo. Se quejaban de la creciente desigualdad que se extendía por California. Mientras en la ciudad se multiplicaban los homeless, y se incrementaba el coste de la vida, la riqueza se concentraba en una minoría de emprendedores y empleados de la élite de empresas tecnológicas con base en Silicon Valley (Google, Twitter, Facebook…). Al mismo tiempo que  Google cotizaba en máximos en Wall Street, sus autobuses eran apedreados en las carreteras de California. La anécdota se relata en el magnífico libro Throwing Rocks at the Google Bus: How growth became the enemy of prosperity, de Douglas Rushkoff.

El debate sobre la desigualdad sigue en ebullición en las redes sociales. Realmente, ¿puede el crecimiento ser enemigo de la prosperidad? Quizá sí. Según MIT Technology Review, la pobreza absoluta en EEUU no para de crecer desde 1980 y, la proporción de riqueza en propiedad de la minoría más opulenta (el 0,1% de la población) ha pasado del 5% a casi el 25% en tres décadas. Con el sistema social actual, un americano que tenga ingresos de 50.000 $ al año requerirá unos ahorros de 1,5 millones para retirarse de forma confortable a los 67 años. Mientras, las grandes compañías tecnológicas acumulan masas ingentes de cash. Sólo Apple, Microsoft y Google acumulan el 23% del dinero líquido americano fuera del sector financiero. Apple es una inmensa máquina de hacer dinero, con más de 215.000 millones de dólares en efectivo. Y en su reciente compra de LinkedIn, Microsoft, con más de 100.000 millones en la caja fuerte, ha tirado de créditos para maximizar su rendimiento fiscal.

Los CEOs de las empresas tecnológicas parecen envueltos en una acelerada carrera de crecimiento, propulsados por las agresivas reglas del capitalismo financiero marcadas por Wall Street y ejecutadas por el sector del capital riesgo. Crecer, cumplir los objetivos trimestrales,  acumular cash, hacer ricos a los accionistas y, si es necesario, vender rápidamente y obtener la máxima plusvalía. Aunque con tecnología de última generación, parece que el crecimiento al servicio de la línea dura del capitalismo financiero es el alma máter de la economía digital. ¿Nuevos iconos sociales (Zuckerberg, Page, Jobs, Musk…) al servicio de antiguas reglas del juego? Cada nueva ola de internet o cada tecnología disruptiva crea una generación de nuevos megabillonarios. Pero, a parte de ellos, ¿cuántas personas capturan realmente una parte del valor de esas transformaciones?

Algo está fallando en el sistema operativo del nuevo orden digital. Las nuevas tecnologías que llegaron a caballo de la revolución industrial creaban trabajo masivo. Más crecimiento significaba más oferta de bienes y más empleo, que a su vez estimulaba la demanda de bienes. Ahora puede no ser exactamente así. El crecimiento puede ser sólo una ilusión financiera (una burbuja) ante la inexistencia de demanda y de empleo. Al fin y al cabo, desde los inicios de internet pasan cosas insólitas como la compra de Instagram por Facebook (500 millones de dólares de inversión en una empresa que ocupa contados empleos, y que no genera beneficios). Y LinkedIn ha significado para Microsoft un desembolso de 26.000 millones, por una empresa con unas escasas decenas de millones de dólares de beneficio trimestral.

Cuando el cajero del supermercado es reemplazado por una pantalla táctil, el empleado de manufactura por un robot industrial, el mánager por un algoritmo informático, y el mercado de capitales financia masivamente empresas sin empleados, las reglas del juego no pueden seguir siendo las mismas que antes. En primer lugar, se deja de cumplir la ecuación básica: más crecimiento no genera más demanda, así que se compromete el mismo crecimiento.

En segundo lugar, surgen planteamientos alternativos y radicales. El siglo XX fue el siglo de las corporaciones. Pero en un mundo de plataformas digitales, donde las corporaciones parecen convertirse en los instrumentos de crecimiento desbocado al servicio de ratios financieros, ¿es necesaria la corporación? Cuando su capacidad de crear empleo desaparece, la empresa deja de cumplir una función social que, como mínimo indirectamente, cumplió en el siglo pasado. En ese escenario, ¿no sería mejor utilizar las plataformas digitales para transacciones peer to peer? ¿Es estrictamente necesaria Uber, movida a crecer –legítimamente- por los intereses y presiones de sus billonarias inversiones, o podría estructurarse una espontánea comunidad de conductores sin una corporación intermediaria, una corporación extractiva en palabras de Rushkoff? ¿Vamos a una sociedad de autónomos, sin necesidad de instituciones empresariales? Esos serían los principios de la emergente sharing economy (economía colaborativa).

Por último, arrecia el debate sobre la renta básica universal, que tiene la virtud de agradar a ideólogos de izquierda y de derechas. A los socialdemócratas, porque dicho instrumento permitiría garantizar a todo ciudadano sus necesidades mínimas. A los liberales, porque en definitiva significaría asumir la responsabilidad de la autogestión del individuo, reduciendo a la vez gasto público en costosas redes asistenciales. The New Yorker relata el experimento que se realizó hacia 1970 en la ciudad de Dauphin, en Manitoba (Canadá), ofreciendo una renta básica a todos sus habitantes. Los resultados fueron netamente positivos: cayeron las tasas de hospitalización, desapareció la pobreza, y la gente siguió trabajando. Los pobres no malversaron alegremente su salario básico, prácticamente nadie se vio incentivado a dejar de trabajar por ello e, incluso, al tener unos mínimos asegurados, se observó una mayor predisposición a la toma de riesgos (es decir, al emprendimiento y a la innovación).

Dos gravísimos problemas, sin embargo, deberán ser resueltos: su financiación (implementar una renta básica universal significaría incrementar un 70% el presupuesto federal, según Bloomberg), y su incompatibilidad con fronteras abiertas (por el efecto atracción). Inconvenientes hoy difícilmente superables. Pero no dejemos de soñar en utopías. Quizá lo consigamos algún lejano día, precisamente porque hoy nos negamos a creer que es imposible.


15 de junio de 2016

JUGANDO A SER DIOS

Esta semana hemos tenido el placer de escuchar en la Universidad de Vic- Universidad Central de Catalunya al Dr. Nigel Fleming. Nigel es un científico-emprendedor protagonista de una épica historia de éxito en el sector biotecnológico. Pero, sobre todo, es un apasionado de la ciencia, la tecnología y la generación de valor en la sociedad a través de la innovación. Su conferencia se centró en otro mito de la ciencia moderna: Craig Venter, el Steve Jobs de la revolución genómica.

Craig Venter es un biotecnólogo y genetista conocido por haber sido pionero en la secuenciación del genoma humano, uno de los grandes hitos científicos de los tiempos más recientes. Escogido por Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo en 2007 y 2008, y por la revista inglesa New Statesman como la 14ª persona más influyente en la esfera global en 2010; Venter es también un referente en aventuras tan apasionantes y controvertidas como la creación de vida artificial o el teletransporte de organismos vivos digitalizados a través de internet.

Venter, apasionado por las posibilidades que ofrecía la genómica, fundó su compañía Celera Genomics con la finalidad de secuenciar el genoma humano, compitiendo contra grandes consorcios de investigación pública. En el año 2000, Venter y Francis Collins (del National Institute of Health) anunciaron conjuntamente la conquista simultánea de la cima: se había secuenciado completamente el genoma humano. El anuncio se hizo con los presidentes de USA (Bill Clinton) y UK (Toni Blair). Un año más tarde, con un día de diferencia, la secuencia completa fue publicada por Nature (los resultados del consorcio internacional Genoma Humano) y Science (los resultados de Celera). Venter lo consiguió con sólo el 10% del presupuesto usado por su competidor público, atraído de inversores de capital riesgo. Pero en la cima de su éxito científico, aparentemente por discrepancias con su principal inversor sobre cómo comercializar los resultados de la investigación, Venter fue despedido de Celera (en un episodio que recuerda la amarga salida de Steve Jobs de Apple).

Desengañado, se marcó una nueva meta personal. En una especie de catarsis, como una íntima travesía del desierto, Craig Venter se enroló en un nuevo proyecto épico: circunnavegar el globo en barco para recoger muestras genéticas de las comunidades marinas con el objeto de mapear el genoma de la vida oceánica. Algo en su travesía recordaba el viaje del Beagle, 170 años atrás, durante el cual Charles Darwin postuló una de las teorías científicas más revolucionarias del momento: la evolución de las especies.

Pero precisamente, Craig Venter tenía en mente desafiar la evolución natural. Si todas las especies vivas comparten un ancestral árbol genealógico común, Venter creó por primera vez vida sintética, fuera de las bifurcaciones del gran árbol evolutivo natural. Mediante procesos tecnológicamente disruptivos generados en su empresa Synthetic Genomics, Venter es capaz de editar genes y generar vida programada a partir de compuestos químicos. ¿Un nuevo Frankenstein? La información genética de los organismos vivos está almacenada en cadenas de ácidos nucleicos. Dichos ácidos está compuestos por bases nitrogenadas, de las cuales existen básicamente cuatro: Adenina, Guanina, Citosina o Timina. Estas bases se pueden interpretar como enormes códigos de cuatro letras (ej: ACAAACTGGGC…) que contienen toda la información genética de un individuo. Dichos códigos pueden digitalizarse, y mediante procesos de edición genética, cambiarse. Craig Venter mostró al mundo que se puede diseñar vida en un PC. Y no sólo diseñarla: modificarla y transmitirla por internet. El código genético se puede convertir en una onda electromagnética que viaja a la velocidad de la luz.

La historia no termina aquí: en 2014, Craig Venter, junto con otros míticos científicos y emprendedores de la generación startup del Silicon Valley, iniciaron un nuevo proyecto: Human Longevity Inc, compañía dedicada a combatir la última enfermedad humana: el envejecimiento. El objetivo: extender la vida humana hasta la inmortalidad, mediante el uso de genómica, metabolómica, microbiómica, proteómica, terapia de células madre y big data.

Un universo de posibilidades se abre ante la humanidad a raíz de los trabajos de Venter y, en general, de los impresionantes avances de la genómica y la ingeniería genética. Desde conocer el origen geográfico preciso más remoto de nuestros genes hasta predecir estadísticamente la probabilidad de contraer una enfermedad programada en nuestro software genético. Desde diseñar organismos sintéticos que combatan el cambio climático a grabar un verso de Homero o un código de barras identificativo en el ADN de una ser vivo. Desde enviar por e-mail el código genético de una vacuna al Tercer Mundo,y sintetizarla allá, a generar de forma remota vida programada en Marte. Desde curar el cáncer hasta lograr la inmortalidad… 

La Historia dirá si Venter se convierte en un nuevo Copérnico o un nuevo Darwin. Pioneros, visionarios, incomprendidos y en parte rechazados por las comunidades científicas y las sociedades de su tiempo por sus propuestas radicalmente transgresoras de la realidad de sus épocas respectivas. Vivimos, realmente, una era de cambios apasionantes.




12 de junio de 2016

ELLA DIJO NO (DE MOMENTO)

Suiza ha dicho no a la Renta Básica Universal. Un aplastante 77% de los ciudadanos suizos rechazó en referéndum una renta mensual de 2.500 €. Money for nothing, por el sólo hecho de ser ciudadanos de la Comunidad Helvética. Los detractores de esa propuesta la califican de irresponsable y utópica. Pero el debate, pese al rigor, responsabilidad y disciplina suizos, ha llegado para quedarse.

La producción en masa fue la tecnología disruptiva que abrió el siglo XX (un nuevo método de producción es también una tecnología, una tecnología organizativa). Henry Ford democratizó la industria del automóvil, en un magnífico círculo virtuoso: integrando la cadena de valor, ganando masa crítica productiva y especializando el trabajo, conseguía que un dispositivo de alta tecnología del momento (el automóvil) se produjera a un coste accesible para las capas medias norteamericanas. El vehículo de combustión llegó así al mass market americano, en primer lugar; e internacional más tarde. Pero el círculo se cerraba con un estímulo inducido en la demanda: la producción masiva no sólo permitía acceder a bienes sofisticados a precios económicos. También generaba trabajo masivo, y consolidaba con ello las clases medias. Esa fue la base de la sociedad del bienestar que eclosionó tras la II Guerra Mundial. La producción masiva supuso un cambio de paradigma social: el trabajo autónomo (básicamente artesano y agrícola) se transformó en trabajo organizativo.  

Ese ha sido el paradigma dominante hasta hoy. En la actualidad, no está claro que el nuevo modelo basado en la digitalización masiva genere de forma simétrica empleo masivo. Más bien, parece que los indicios de que disponemos ahora apuntan lo contrario.  Según Brookings Institute, pese al potente resurgir de la manufactura americana, que ha pasado de 11,5 millones de empleos en 2010 (el punto más bajo de la crisis) a 12,3 millones en 2016, la pérdida de empleo ha sido de 2,2 millones en una década. En 20 años, la industria americana ha perdido el 29% de sus empleos, aunque ha incrementado su productividad en un 47%. Los autómatas están substituyendo velozmente empleados también en la industria fast-food, como ha anunciado la cadena Wendy’s, alegando “crecimiento excesivo de costes salariales”. La llegada inminente de los vehículos autónomos puede liquidar profesiones como la de taxista o transportista. Y la inteligencia artificial se convierte en una commodity, accesible en la nube. El economista Larry Summers, ex Secretario del Tesoro en EEUU  estima que, si el ritmo de automatización del trabajo se mantiene como ahora, “en una generación, una cuarta parte de personas de media edad estarán fuera del mercado de trabajo”.  

El debate público ha llegado hasta tal punto que El American Enterprise Institute, un think tank conservador, poco sospechoso de proponer ideas utópicas o revolucionarias, publicó esta semana en Wall Street Journal un extensivo ensayo favorable a la Renta Básica Universal: “Una Renta Garantizada para cada Americanoproponiendo que cada ciudadano estadounidense cuente con un ingreso bancario de 13.000 dólares anuales para el resto de sus vidas, que substituya en parte las prestaciones sociales existentes, y que se reduzca proporcionalmente con los ingresos del trabajo del individuo. Para el autor, Charles Murray, esta propuesta significaría “un cambio radical en la estructura social americana”, dignificando capas de marginados sociales, substituyendo la caridad por una prestación igualitaria que no eliminaría los incentivos al trabajo (sería una plataforma de base compatible con el empleo), e incluso podría suponer un ahorro en las cuentas públicas (desmantelando redes actuales de servicios sociales y asistenciales).


Los que hemos abogado por la construcción de sociedades basadas en el conocimiento, y hemos apostado de forma casi obsesiva por la imperiosa necesidad de desarrollar industrias innovadoras y tecnológicamente sofisticadas, quizá tengamos ahora un instrumento definitivo de convicción. Sólo una economía extremadamente competitiva puede permitirse una Renta Básica Universal. En una economía abierta y desarrollada, sabemos que no podemos apretar el botón de la fabricación artificial de billetes. Así que es imprescindible mantener cuentas públicas saneadas y balances comerciales equilibrados. Por eso, es absolutamente impensable que, en estos momentos, en un país como España, alguien se plantee implantar una Renta Básica Universal. Y, si algún día llegamos a desarrollar un nivel de competitividad y de crecimiento económico similar al suizo, podría pasar que las tasas de desempleo y desigualdad siguieran siendo intolerables

Por primera vez en la historia moderna, se podría dar la paradoja de desarrollar economías sanas, increíblemente ricas, pero incapaces de distribuir la riqueza mediante suficiente empleo de calidad. Por primera vez, el problema no sería producir suficiente, sino producir suficiente trabajo. Quizá en ese escenario, la alternativa a peligrosos populismos sea la instrumentación de una Renta Básica Universal que complemente y substituya elementos de la sociedad del bienestar. Quizá ese sea el gran argumento de las políticas de innovación: avanzar hacia un nuevo paradigma económico y social, casi utópico, que permita construir espacios personales de ocio, arte, deporte y filosofía. Ahora parece ciencia ficción. Estamos sólo al inicio de un debate que se inserta en un cambio radical de modelo productivo y social. Pero soy optimista: creo sinceramente que el desarrollo científico y tecnológico nos va a permitir construir ese nuevo escenario, semi-idílico, en el largo plazo.

Si la racionalidad no impulsa la innovación, quizá lo haga la utopía...

6 de junio de 2016

UNIVERSIDADES DISRUPTIVAS

¿Podríamos desarrollar un business plan sobre una idea que mejore significativamente la vida de 1.000 millones de personas en los próximos años? Éste es uno de los retos que se propone a los alumnos de Singularity University, una iniciativa patrocinada, entre otros, por Google y la NASA, especializada en investigar y difundir las denominadas “tecnologías exponenciales” (nuevos materiales, big data, impresión 3D, programación genética…).  

Singularity es una más de las iniciativas que se multiplican en el sector de la formación, compitiendo abiertamente con la universidad tradicional. Y es que el mundo de la universidad está sufriendo una invasión masiva de nuevas propuestas radicales. Técnicamente, una disrupción. Organizaciones de diferentes naturalezas ofrecen programas formativos que reconfiguran el mapa de la educación superior. Mondragón, con metodología Team Academy propone formar alumnos en su grado LEINN (Leadership, Entrepreneurship and Innovation) mediante proyectos reales en equipo, e inmersiones en sociedades desarrolladas o países en desarrollo. Minerva (San Francisco) rehúye las clases magistrales y también forma mediante el trabajo en grupo y los proyectos en entornos internacionales. Kaospilot (Dinamarca) fusiona diseño y emprendimiento, con el objetivo de formar alumnos “capaces de inventar el futuro”. 

La innovación aparece por todas partes. También en el modelo financiero: hace poco me invitaron a participar en un programa de emprendimiento en biotecnología, en el cual no se paga a los profesores, ni se cobra matrícula. La retribución es en forma de participaciones accionariales en las compañías que crean los alumnos.  Por no hablar de los famosos MOOC (massive open, on-line courses) que llevan a todos los confines del globo a los mejores profesores, accediendo a ellos directamente desde el móvil (en ocasiones, los contenidos son gratuitos, se paga por la expedición del título). O programas híbridos como el Grado en Filosofía y Matemáticas que ofrece Oxford (una  propuesta de extraordinario estímulo intelectual). 

Sin embargo, lo más inquietante es que los nuevos formatos no siempre provienen de universidades. También de empresas u organizaciones no universitarias que ignoran la homologación oficial de los estudios bajo la premisa de que los programas oficiales, excesivamente académicos, no preparan para el mercado de trabajo.

La universidad, tal como la conocemos, se encuentra en un estadio de hipermadurez y competencia imitativa: mismos títulos, mismos programas, similares contenidos, idénticos formatos, igual bibliografía y profesores con la misma trayectoria (distinguidos, en todo caso, por su capacidad investigadora). Sufre una necesidad acuciante de especializarse y diferenciarse para encontrar su verdadera identidad estratégica. Según el World Economic Forum, las tres habilidades clave para encontrar un empleo en 2020 serán la capacidad de resolver problemas complejos, el pensamiento crítico y la creatividad. ¿Es la universidad capaz de desarrollar estas capacidades en sus alumnos? 

El paradigma clásico del proceso formativo se ha basado en la escasez de información (sólo el profesor la poseía), en la jerarquía (el profesor es la autoridad) y la unilateralidad (el profesor habla, los alumnos escuchan). El proceso de aprendizaje es básicamente individual y solitario (se estudia sólo, en casa) y de respuesta lineal (a mayor esfuerzo, mayor recompensa). Pero el mundo real no es ya así. Los alumnos tienen tanta o más información que el profesor. De hecho, tienen toda la información que deseen, incluso acceso a vídeos de profesores mejores que los suyos, explicando lo mismo. Están interconectados en tiempo real, en el aula. Y sufren un cierto síndrome de abstinencia digital (¿aguantarán una clase magistral de una hora, sin conectarse a su móvil?). La vida los examinará en equipos de trabajo, y la recompensa a su esfuerzo no será lineal (siempre habrá imponderables). Además, la mejor solución a problemas reales será probablemente creativa y original (¿fomentan las universidades la singularidad, la propuesta creativa?). Por otro lado, en muchos casos, gran parte de las materias de los planes de estudio estarán obsoletas en menos de diez años, lo que relativiza el valor de los contenidos (sin desmerecerlos) y hace más acuciante la generación de capacidades de iniciativa y adaptación al cambio. En este contexto es natural que surjan propuestas que minimicen la clase unilateral (“magistral”), insten al alumno a buscar información fuera del aula, a valorarla críticamente y a integrarla de forma constructiva y colectiva en la misma.


Quizá debamos redefinir lo que entendemos por universidad, y adaptarla al nuevo entorno. 22 de las 30 mejores universidades de mundo, según el ránking de Shangai, son norteamericanas. El resto, británicas, canadienses o japonesas. Pero, sorprendentemente, no hay ninguna universidad alemana en las 30 mejores posiciones. ¿El motor tecnológico, industrial y exportador de Europa no tiene ninguna universidad en la élite mundial? ¿No será que siguen otro modelo? ¿No será que hay que repensar los estándares? ¿Orientarnos más a la demanda? Y, especialmente, habrá que recuperar la prioridad absoluta por la excelencia docente, quizá la gran olvidada de los últimos años.

(Artículo publicado en La Vanguardia el 05/06/2016)

28 de mayo de 2016

VIVIR SIN TRABAJAR

Foxconn, el mayor contract manufacturer del mundo, fabricante de iPhones para Apple, Galaxys para Samsung, y PlayStations para Sony, acaba de anunciar que substituirá 60.000 empleados por robots, en el marco de un programa masivo que tiene como objetivo automatizar todas sus operaciones de producción. La revolución tecnológica sin precedentes que estamos sufriendo tiene algunas consecuencias nefastas: la automatización del trabajo expulsa millones de personas de sus empleos. Según un reciente estudio de Deloitte y la Universidad de Oxford, el 35% de los empleos serán automatizados y suprimidos en las próximas dos décadas. Automatización que está ascendiendo, a medida que las máquinas incorporan niveles superiores de inteligencia, hacia capas cada vez más sofisticadas de trabajadores. Ya no desaparecen sólo tareas relacionadas con la manufactura rutinaria o la gestión administrativa. También desaparecen actividades que implicaban toma de decisiones y habilidades de pensamiento crítico, o trabajo de precisión. Los sistemas expertos y la inteligencia artificial están ya aniquilando posiciones de management. Los robots asumen todo tipo de procesos, cada vez más complejos, desde la cirugía hasta la soldadura pasando por la mecánica de automóviles o la gestión de reservas de viaje.

La naturaleza del trabajo creado post-crisis tiene poco que ver con la del trabajo pre-crisis. El mercado del empleo está sufriendo un brutal desacoplamiento entre la oferta y la demanda. Mientras se han destruido millones de puestos de trabajo en tareas repetitivas (desde cajeros de supermercado a operarios de fábrica, pasando por administrativos de banca), los escasos puestos creados lo son básicamente en servicios personalizados (abogados, médicos, consultores, analistas de datos…) muy especializados y con outputs difícilmente exportables o escalables. Y la demanda de las grandes empresas gira inevitablemente hacia profesiones intensivas en tecnología (según McKinsey, más del 60% de grandes empresas estadounidenses declaran que no encuentran perfiles especializados en ámbitos como sistemas de información, matemáticas o ingeniería, mientras que sólo el 15% de las titulaciones universitarias ofrecen programas en estos ámbitos).

Pero además, la acelerada digitalización de los sectores industriales está cambiando alguna de las leyes fundamentales de la economía: el coste marginal de producir una unidad más en los mercados digitales es cero. Si antes, en el mundo analógico, producir una unidad más de producto revertía en costes empresariales (que se transformaban en salarios), hoy todo el coste se concentra en el diseño de la primera unidad. La segunda, es una copia gratuita de la primera. Desde un programa de software hasta una superproducción cinematográfica. Todo el valor generado confluye en el punto original. Avanzamos hacia una singularización absoluta del valor creado, que no se distribuye ya en cadenas territoriales. La digitalización, una fuerza formidablemente democratizadora de la información, del conocimiento y de la educación, es también terriblemente ineficiente en la distribución de la riqueza.

¿Vamos hacia un mundo con una minoría de emprendedores de éxito, diseñadores y profesionales de élite, ciudadanos globales muy bien pagados, que acumulan la riqueza; y una mayoría de parias inadaptados y desamparados? ¿Puede ser que en un entorno donde la tecnología genera incrementos cuánticos de productividad y, por tanto, abundancia de outputs en todos los sectores (desde la alimentación a la energía, pasando por la farmacia, la medicina o por el medio ambiente), la falta de trabajo lleve a la precariedad globalizada? De hecho, por primera vez en la historia, parece que los incrementos de productividad ganados con tecnología no se están convirtiendo en reinversiones y generación de puestos de trabajo. Se crea riqueza de forma abundante, pero la desigualdad se extiende imparable por el planeta.

En este escenario, están surgiendo cada vez más voces que reclaman una Renta Básica Universal (RBU). Desde figuras emblemáticas de la izquierda como el ex ministro de economía griego, Yanis Baroufakis; a diferentes formaciones políticas de todos los colores, en países como Finlandia, Islandia, Canadá o Suiza, donde este tema está convirtiéndose en debate nacional. Este paradigma, como evolución del estado del bienestar y de los sistemas de seguridad social, parece técnicamente posible en un mundo tecnológico e hiperproductivo, pero en el cual parecen haber desaparecido los mecanismos básicos de distribución del valor regulados por la espontánea dinámica del mercado. Y esto es así porque la revolución tecnológica ha transformado las estructuras de coste empresariales, y la misma naturaleza del trabajo.


The Verge se plantea cuál será el último trabajo de la tierra. Pero Keynes, en su libro Economic Possibilities for Our Grandchildren, (publicado en 1930, en plena Gran Depresión) ya predijo que hacia 2030 la humanidad habría aumentado de tal modo su productividad que nos esperaba un futuro de ocio. Quizá no iba tan errado. Como en el Imperio Romano, donde los ciudadanos no trabajaban porque millones de esclavos lo hacían por ellos, vamos hacia un mundo sin trabajo? ¿Trabajarán los robots por nosotros? En ese caso, ¿seríamos capaces de redistribuir la riqueza y construir una equilibrada sociedad del ocio? ¿Será el fin del trabajo y la renta básica universal el punto de destino de la globalización?

(Artículo publicado originariamente en ViaEmpresa)