22 de marzo de 2015

SINGULARITY UNIVERSITY: TECNOLOGÍAS EXPONENCIALES AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD

Singularity University es una organización que provee programas de educación, genera alianzas innovadoras y acelera de startups para ayudar a empresas, instituciones, ONGs, inversores y gobiernos a entender el poder transformador de las tecnologías de última generación. La finalidad: utilizar dichas tecnologías para impactar positivamente en la calidad de vida de miles de millones de personas. Ya comentamos en el post “La Economía Exponencial” la gran paradoja que supone constatar que la tecnología, hoy, puede resolver la práctica totalidad de problemas del ser humano. Pero asistimos impotentes al espectáculo de cómo nuestra incapacidad organizativa y política impiden poner esta potencia tecnológica y científica al servicio de los grandes retos de la humanidad.

Xavier Pont, de Ship2B, ha asistido al congreso de Singularity University en Sevilla, y nos ha hecho el gran favor de redactar el siguiente post:

Las tecnologías y las organizaciones exponenciales al servicio de los grandes retos de la humanidad

Cuando Raymond Kurzweil y Peter Diamandis fundaron Singularity University (SU) en el 2008 no pensaban que podrían generar el impacto que están consiguiendo en tan poco tiempo y con tan pocos medios. Es verdad que las entidades fundadoras (Google, NASA, Nokia, Cisco, Kauffman Foundation, etc.) prometían grandes progresos  pero, sin duda, no al nivel que están consiguiendo. Sus cursos en el campus de la NASA de una semana a $12.000 se han vuelto aspiracionales para las grandes mentes y emprendedores de medio mundo.

El concepto de Singularity University se basa en 3 pilares fundamentales: 

·         Tecnologías exponenciales: la tecnología aumenta a un ritmo inimaginable que nos superará a todos en pocos años: ya están imprimiendo carne con impresoras 3D para el tercer mundo creada genéticamente sin necesidad de animales; ya puedes leer el estado de ánimo y el historial médico o profesional de una persona con unas gafas preparadas y sin que él se de cuenta; la energía solar ya es más barata que el petróleo (cuando hace tan sólo cuatro años era cuatro veces más cara); ya puedes mover cosas con tu pensamiento; ya puedes hacerte una dieta según tu código genético; en el 2020 ya no podrás diferenciar un robot de una persona, etc.

·         Organizaciones exponenciales: Además, estas tecnologías consiguen llegar al mercado con organizaciones super eficientes y con una plantilla mínima. En Kodak trabajaban 50.000 personas, en Instagram menos de 1.000. Conocer como montar organizaciones exponenciales es determinante si quieres ser disruptivo. Salim Ismail en su libro OrganizacionesExponenciales explica las claves de este tipo de organizaciones. En nuestra tierra Javi Creus (fundador de Ideas for Change) lo explica también muy bien en su famoso pentagrowth (ver) Todo este cambio es producto de “las 4 D”: digitalización, democratización, demonetización y disrupción.

·         Grandes problemas de la humanidad: la misión de SU es sacar de la pobreza a 2.000 millones de personas en los próximos 10 años a través de las tecnologías y las organizaciones exponenciales (lo que equivale a decir que hoy en día cualquier persona en cualquier lugar del mundo puede crear un impacto disruptivo que resuelva algún gran reto de la humanidad). Hay que dirigir esta aceleración tecnológica y esta eficiencia organizativa para resolver los grandes retos de la humanidad (SU habla de 9 grandes retos: Envirnoment, Energy, Education, Health, Security, Food, Water, Poverty y Disasters). Son numerosos los ejemplos que nos permiten ver que esto es posible.


Los mensajes de fondo de SU son potentes y cualquier Universidad de prestigio o cualquier escuela de negocios debe considerarlos si no quiere quedar desfasada en sus contenidos y al margen del futuro. En SU reúnen a los expertos y ponentes mejores de cada ámbito para ilustrarnos con cientos de ejemplos de todos estos cambios. Como todas las organizaciones también tienen sus problemas, sus precios no son precisamente sociales y sus contenidos no son en abierto (una clara contradicción con su credo) pero, sin duda, la SU tiene un gran porvenir. La semana pasada aterrizaron por primera vez con un summit en Sevilla, y las instituciones catalanas y asociaciones empresariales están trabajando duro para poder tener a la SU el año que viene en Barcelona.

De momento, todos deberíamos tomar nota de esta gran iniciativa. Para los que tengan mayor interés en profundizar en las tecnologías exponenciales, una recomendación de lectura para las vacaciones: Abundance de Peter Diamandis & Philip Kotler (ver), no tiene desperdicio .

Xavier Pont

21-marzo-2015

15 de marzo de 2015

NUEVAS TENDENCIAS EN EDUCACIÓN

La Fundación Ship2B es una iniciativa liderada por Xavier Pont, Maite Fibla y Clara Navarro, que tiene como objetivo impulsar el emprendimiento social y la inversión de alto impacto como instrumento para conseguir un cambio positivo en nuestra sociedad. En un mundo donde crecen los desequilibrios sociales, se desmantela el estado del bienestar, y miles de personas han visto cómo se han deteriorado sus condiciones económicas a causa de la Gran Depresión, Xavier, Maite, Clara, y un conjunto de personas y entidades líderes en sus sectores, han decidido impulsar empresas sociales. Empresas que tengan como misión la solución de un problema social o medioambiental definido, sin renunciar a la rentabilidad y a la sostenibilidad económica, pero priorizando la reinversión de sus beneficios en la causa social, y primando un comportamiento equitativo y ético hacia todos los agentes afectados por sus actividades.

Entre sus iniciativas, destaca la reciente convocatoria B-Challenge, de aceleración de proyectos sociales en el ámbito de la educación. Ship2B y el instituto de prospectiva Creafutur han realizado previamente un brillante análisis de las nuevas tendencias en educación, sntentizando 8 macrotendencias:

1. Educación a través de juegos: convertir las sesiones en un desafío constante, proponiendo retos a los alumnos para despertar su interés. Dichos juegos pueden representar simulaciones o roles. La revolución digital y móvil ofrece una plataforma disruptiva en la propuesta sistemática de nuevos juegos educativos, y un increíble campo emergente de nuevas oportunidades de negocio.

2. MOOCs (Massive On-line Open Courses): cursos abiertos accesibles por internet, sin límite de matriculaciones. Los contenidos suelen ser gratuitos y, en todo caso, se paga por el certificado o título. Supone la democratización total de la enseñanza, y la concentración en extremos del valor en la cadena educativa: si las clases son ya una commodity, accesibles gratuitamente por internet, el valor se concentrará en el diseño de los contenidos, y en la marca que los imparta y expida.  (Nota al margen: parece que las más recientes tendencias cuestionan la sobreexpectativa MOOC, y anticipan una llegada de MCOOCs –Massive Customized Online Open Courses- cursos masivos, pero a la carta)

3. Big Data y Open Data: la creación de gran cantidad de datos, y la apertura de los mismos más allá de la institución que los genera (sea una administración pública, una universidad o una escuela). Big y Open Data permiten compartir currículums y perfiles de alumnos, analizar buenas prácticas, detectar tendencias, medir efectividades… ¿Cuál es la secuencia de temas más efectiva? ¿Qué hábitos de los estudiantes generan mejores resultados? ¿En qué momento están listos para pasar al siguiente tema? Schoolzilla, iniciativa que pretende solucionar estas cuestiones, ha levantado ya más de 1,7 M$ de capital riesgo.

4. Educación personalizada: realización de programas a medida, de materiales personalizados (la impresión digital permite hoy customizar el material didáctico según el perfil específico del estudiante), acompañamiento a la carta…

5. Educación inclusiva: educación que permite a los estudiantes acceso regular a la escuela, con énfasis en colectivos con difícil acceso a la formación. Según la OCDE, los mejores sistemas educativos son aquellos que combinan calidad e igualdad social, adquiriendo conocimientos y aptitudes en base a las capacidades del alumno, no a su nivel socioeconómico.

6. Learning by doing: experimentación, DIY (Do It Youself), y trabajo basado en proyectos. Hace pocos días, Luis Garicano publicaba un artículo en El País, donde afirmaba que en un mundo donde toda la información está disponible en el PC, el reto educativo es construir proyectos en equipo, a partir de piezas de conocimiento que el alumno puede capturar de diferentes fuentes. Se acabó la clase magistral. La teoría se trabajará individualmente, en casa, con material audiovisual; y la práctica se desarrollará en clase con supervisión del profesor.

7. Clase digital: substitución de los soportes clásicos (libros y apuntes) por ordenadores, tablets, apps y material audiovisual de todo tipo. No sólo como apoyo al profesor y mecanismo de transformación metodológica. También como mecanismo de seguimiento automatizado individual del alumno.

8. Plataformas colaborativas: mecanismos de generación de conocimiento grupal, como comunidades de aprendizaje en cualquier disciplina: desde idiomas (con bases de datos compartidas de recursos digitales), a matemáticas o cocina. En este ámbito, emergen también comunidades de interconexión de estudiantes (para compartir dudas, experiencias…), o de intercambio de materiales. Algunas startups en este campo, como Chegg, cotiza en bolsa y  genera ingresos de más de 60 millones de dólares.

Poca gente ha meditado en profundidad sobre la revolución metodológica que las nuevas tecnologías están provocando en el sector educativo. Hoy, entrar en un aula de grado significa enfrentarse a una hidra de 30 cabezas: 30 estudiantes, con sus tablets o PCs, conectados entre ellos, interactuando, y con acceso a toda la información del mundo en tiempo real. ¿Cómo puede un profesor explicar estrategia competitiva si los estudiantes acceden a los vídeos del mismo Michael Porter?  Y, ¿cómo escalar la potencia de dichas tecnologías para dar a todos los jóvenes del mundo un acceso inteligente, inclusivo, sostenible y orientado a formar personas honestas y comprometidas socialmente?

Un reto apasionante que Xavi, Maite, Ship2B, y Creafutur nos ayudan a resolver. Gràcies, companys, un privilegi estar a prop vostre!






13 de marzo de 2015

REVOLUCIÓN "SMART": EL NUEVO TSUNAMI TECNOLÓGICO GLOBAL

Una nueva revolución tecnológica está a punto de sacudir el mundo: la revolución de la sensorización total. La revolución "smart", derivada de la incorporación masiva de dispositivos electrónicos distribuidos, en todos los campos de la vida del ser humano, e interconectados mediante internet. Una revolución que ya empezamos a percibir con la irrupción de una serie tendencias, aparentemente inconexas, pero que configuran el avance del nuevo tsunami tecnológico global: Smart Grids (redes inteligentes), Smart Cities (ciudades inteligentes), Wearables ( sensores en el cuerpo humano), e-Mobiity (movilidad eléctrica), 3D-Printing (impresión en tres dimensiones), y Big Data, entre otros. Conceptos emergentes que en absoluto están inconexos: significan el desbordamiento de la plataforma internet y la digitalización de todos los campos de la vida: entorno urbano, transporte, salud, energía, fabricación, educación, deporte ... Si el mundo digital, hasta el 2007 (con la aparición del iPhone) estaba restringido a las pantallas de PC, hoy la red ha escapado del corsé de los computadores personales y extiende sus tentáculos a absolutamente todos los espacios de la vida profesional y personal, a través de millones de puntos de contacto distribuidos por todas partes, con la potencia transformadora que ello supone.

Se estima que 50.000 millones de nuevos dispositivos, de todo tipo, se incorporarán a la red en los próximos 15 años. Un 20% de ellos tendrán que ver con la salud. El seguimiento en tiempo real de variables fisiológicas mediante sensores ubicados en el cuerpo humano (desde camisetas inteligentes a brazaletes electrónicos de control del sueño, o microcápsulas nanotecnológicas que circularán por el torrente sanguíneo generando señales de control de niveles hormonales, entre otras muchas cosas), y la acumulación de gran número de datos estadísticos, permitirá levantar señales de alerta inminente. ¿Se imaginan un mensaje urgente a su móvil: "En una hora y cuarto usted tiene un 80% de posibilidades de sufrir un infarto de miocardio. Póngase en contacto inmediato con su centro médico"?

Posiblemente, a la vez que recibe este mensaje alarmante, otro programa de software de control de tráfico urbano, que reciba señales en tiempo real de posición y desplazamiento de todos los vehículos de la ciudad, la indique qué camino es el más rápido para llegar al centro médico. Como en el tráfico aéreo actual, una aplicación en su móvil le reservará un slot de conducción rápida. Y es que, en el automóvil, la electrónica gana peso sobre la mecánica: la mayor parte del coste de un automóvil hoy proviene de los dispositivos electrónicos y software embarcado. De forma irremediable, a la vez, los automóviles de motor de combustión se verán sustituidos por vehículos eléctricos. Y ¿a qué se parece un vehículo eléctrico, con elevada carga de software y conexión a internet, sino a un gran iPhone con ruedas?

Millones de puntos de entrada a internet están a punto de decir dónde estamos, hacia dónde vamos, con quien estamos, como estamos, qué necesitamos, qué necesitaríamos y qué podemos consumir en cada momento de nuestra vida. Ofrecer las mejores posibilidades de productos y servicios en cada momento, para maximizar nuestro bienestar abre un campo de negocio infinito para jóvenes start-ups del mundo digital. Porque, si desde 1995 (época aproximada de la irrupción de internet) hasta 2007 (aparición del iPhone), el mundo digital fue un mundo virtual, parelelo (desdoblado, un mundo existente detrás de las pantallas del PC), el iPhone significó la conexión crítica de dos tecnologías transformadoras: internet y comunicaciones móviles. Steve Jobs hizo a internet móvil, ubicua y omnipresente. Con lo cual, la divergencia entre mundo real - mundo virtual desapareció: desde 2007, el mundo virtual y el real empezaron a converger de nuevo. Con la sensorización masiva, el mundo virtual será una proyección fiel, en tiempo real, del mundo físico. Los dos mundos vuelven a convertirse en uno solo. La división entre real y virtual sólo ha durado una década: en adelante, el mundo real será también el digital.

Y esto da pie a una nueva ola de oportunidades: el infinito mar de datos que proporcionará la red ubicua, generará algo que la humanidad nunca ha tenido antes: una potentísima capa superior de gestión del conocimiento. Big Data, el tratamiento de datos masivos, permitirá optimizar procesos administrativos, protocolos médicos, rutas de tráfico, gestión medioambiental, control energético, anticipar tendencias emergentes, prevenir riesgos y hacer más y mejor ciencia al servicio de la humanidad. 

Cuando un terremoto de magnitud 6.0 golpeó California el 24 de agosto de 2014, a las 3:20 de la madrugada, miles de personas se despertaron atemorizadas, y no pudieron volver a dormir. Su ritmo cardíaco fue recogido por brazaletes electrónicos Jawbone de control del sueño, muy populares en el área. El análisis de los datos de los mismos, obtenidos en tiempo real en internet, permitió algo insólito: la determinación del lugar exacto donde la sacudida fue más fuerte. Y, por tanto, la identificación con exactitud del epicentro del terremoto y de las diferentes olas sísmicas sobre el territorio. El nuevo tsunami tecnológico global nos ofrecerá numerosas e inesperadas apicaciones.

(Artículo publicado en ViaEmpresa el 13/03/2015)

8 de marzo de 2015

ESTADOS UNIDOS APRENDE DE ALEMANIA EN INNOVACIÓN

Preocupados por un insuficiente crecimiento, por sus bajos salarios, por la competencia global y por la generación de empleo, en Estados Unidos se ha redescubierto la importancia crítica de la manufactura. Las industrias de producción crean empleo. Empleo de calidad, si están integradas con los procesos de I+D. Generan buenas prácticas, dan lugar a habilidades concentradas en el territorio, producen mano de obra especializada, inducen inversiones, crean barreras de entrada a la competencia y son más sólidas y difícilmente reubicables y deslocalizables que los sectores de servicios. Los países ya no compiten sólo en I+D. Compiten por atraer y mantener manufactura avanzada basada en I+D.

Brookings Institution, el think-tank especializado en ciencias sociales y desarrollo económico más influyente del mundo según la Universidad de Pennsylvania, ha publicado recientemente el estudio Skillsand Innovation Strategies to Stregthen Manufacturing: Lessons From Germany. En él se alerta de que la fortaleza de la manufactura, la gran fuente de ocupación de calidad, en Estados Unidos es inferior a la de otras naciones, y toma como ejemplo Alemania. Según Brookings, mientras en Estados Unidos el sistema de innovación es capaz de proyectar jóvenes startups rápidamente a los mercados financieros globales, y generar cadenas de valor integradas alrededor de grandes compañías, no es capaz de consolidar conjuntos más distribuidos de empresas pequeñas y medianas con un alto nivel de sofisticación tecnológica, que demanden mano de obra especializada. Estados Unidos no ha sabido desarrollar un Mittelstand (base de pequeñas y medianas empresas líderes en tecnología y exportaciones) como el alemán, gran fuente de empleo. Y eso constituye hoy una prioridad estratégica nacional.

Según Brookings, Alemania ha desarrollado políticas de innovación destinadas específicamente a combatir los fallos de mercado que inhiben la competitividad industrial. Es el ejemplo paradigmático de cómo un país líder mundial puede mantener una estructura productiva (manufacturera) avanzada y tecnológicamente sofisticada, como fuente de competitividad global, exportaciones, crecimiento económico y empleo, incluso con salarios medios muy superiores a los americanos. El manufácturing en Alemania genera el 20% del empleo (el doble que en Estados Unidos), origina el 22% del PIB y supone el 82% de las exportaciones.


El secreto del éxito, para Brookings, es una política de innovación basada en el impulso a colaboraciones público-privadas en investigación aplicada, y un modelo vocacional de educación dual. El soporte a intermediarios institucionales (básicamente, institutos Fraunhofer) que actúen como centros de I+D orientada para PYMES, e inversiones públicas de financiación de la investigación industrial son las (sencillas) claves del éxito. Las empresas germanas de menos de 250 empleados acceden a ayudas directas de hasta 350.000 € para proyectos de investigación industrial, y a bonos de apoyo a la investigación consorciada con centros de conocimiento para iniciativas que “dado el elevado coste financiero e incerteza del retorno, no se producirían solas”. Los bonos proveen financiación adicional para los centros de investigación o universidades que colaboren con las empresas.


Simple y claro. Por más vueltas que le doy, no entiendo cómo es posible que no existan iniciativas similares, de marcado sentido estratégico, en nuestro entorno. Me embarga una sensación de infinita impotencia cuando leo documentos como éste.

1 de marzo de 2015

¿EMPRENDEDOR O LÍDER?

Estos días he estado revisando artículos y textos sobre liderazgo. Un tema apasionante, sin duda, que está fuertemente relacionado con el fenómeno emprendedor. Los ingredientes del emprendimiento son la creatividad, la iniciativa y la acción. Un emprendedor alumbra ideas, que pone en marcha con iniciativa personal, y genera una secuencia de acciones para convertirlas en oportunidades de negocio. Pero posiblemente no todo emprendedor tenga vocación o capacidad de liderazgo. Un líder es algo más que un emprendedor: un líder tiene deseo de transformación, ambición de provocar y moldear el cambio, visión de futuro (en muchos casos, idealista o utópica), y  energía emocional que se convierte en fuerza tractora de equipos para convertir en realidad esa visión. 

El liderazgo genera emprendedores en contextos internos y externos a las organizaciones. Todo líder es un emprendedor, pero no todo emprendedor es un líder. No es el emprendedor el que disfruta con la incertidumbre, como reza el mito. Es el líder que lleva dentro el que realmente lo hace. Cuando intentamos crear un modelo de referencia social sobre los emprendedores, realmente lo queremos hacer sobre el liderazgo. Necesitamos ciudadanos líderes, no sólo emprendedores.

John Burroughs, naturalista americano, nos dejó una famosa cita sobre emprendimiento, un auténtico clásico: “salta y aparecerá la red”. Efectivamente, muchos grandes emprendedores han triunfado porque se han atrevido a dar el paso, porque han saltado y aparentemente apareció una red. Se arriesgaron donde otros quedaron paralizados por el análisis. Sin embargo, normalmente, esa red no existía, ni aparecía de la nada: la construyeron ellos mismos mientras saltaban. El motor del éxito no radica en la idea que tenga el emprendedor: radica en la propia persona. Es la iniciativa  continua y la autoconfianza del emprendedor, su tenacidad, flexibilidad y visión, su ilusión y energía vital los que llevan al  triunfo. Esos atributos tejen inconscientemente la red de seguridad, en cualquier salto al vacío. Y son atributos propios del liderazgo, no del emprendimiento. No es que los emprendedores de éxito hayan calculado mejor los riesgos o hayan planificado minuciosamente estrategias magistrales. Es que se han “tirado a la piscina” con el colchón de unas fuertes capacidades de liderazgo. Es que han tenido confianza en sí mismos, en que sabrán superar las situaciones en que se encuentren, cualesquiera que éstas sean; y han mostrado claras dotes de liderazgo. Un emprendedor se puede estrellar ante las adversidades. Un líder las utilizará en beneficio propio, se adaptará, y creará equipos capaces de superarlas.

Y es que tras un emprendedor de éxito, normalmente se esconde un auténtico líder. Un líder que pivota sobre su propia fuerza motriz, con capacidad de improvisación y  de toma de decisiones rápidas en situaciones de ambigüedad. Un líder que comunica de forma nítida, que es capaz de motivar y movilizar a un equipo, de obtener feedback del mismo, de aprender de cada situación, y de reconocer y rectificar sus errores.  Y es esa amalgama de capacidades internas (tenacidad, resistencia, autocontrol, iniciativa, improvisación, autenticidad, absortividad, asertividad…) la que le permite adaptarse dinámicamente y evolucionar hacia situaciones de éxito.


Un líder emprenderá sistemática e inevitablemente, en el interior de una organización (desafiando el status-quo, deseando transformar productos y procesos, provocado el cambio cultural, proponiendo nuevos modelos de negocio), o externamente (desde su propia empresa). Cuando mitificamos la figura del emprendedor la estamos confundiendo con la del líder. Un emprendedor que desee triunfar debe tener capacidades de liderazgo. Por ello, una muy buena pregunta a los emprendedores noveles (además de las clásicas sobre estrategia y modelo de negocio), sería… ¿es usted un líder?

21 de febrero de 2015

DÉFICIT PÚBLICO... DE INVERSIONES ESTRATÉGICAS

Hace unas semanas, Antonio Andreoni, profesor de la Universidad de Londres y del Instituto de Manufacturing de la Universidad de Cambridge, prununció una conferencia en el seno del Industrial Economics Day, en Bruselas, sobre el renacimiento del manufacturing europeo. Andreoni propugnaba la necesidad de integrar sistemas de política industrial y de investigación, con enfoques orientados a sofisticar la producción europea, y a generar empleo de calidad. He estado revisando su presentación, y me permito extraer conclusiones muy sencillas: la clave del éxito del futuro pasa por desarrollar infraestructuras de conocimiento enfocadas a generar e inyectar alta tecnología a la industria (especialmente a la PYME, que no puede hacerlo sola), y a la disposición por parte de las administraciones de circuitos financieros de alto riesgo que permitan a esas PYMEs financiar proyectos de investigación complejos e inciertos. Estados Unidos, Alemania, Japón o China siguen estos principios (que se resumen en las diapositivas adjuntas).



Vale la pena leer el artículo de Mariana Mazzucato en The Economist, donde recuerda que en plena fiebre de start-ups, cuando todos los despistados creen que la ola de emprendedores va a cambiar el mundo, lo que de verdad importa es el desarrollo de ecosistemas donde todo ese tsunami de start-ups y de ilusionados emprendedores puedan encontrar los nutrientes que hagan posible su supervivencia y proyección a la competición global. 


Mazzucato nos recuerda que Alemania ha incrementado su inversión en I+D en un 20% desde 2009, y China lo ha hecho en un 170% en una década. Los centros tecnológicos Fraunhofer, con un presupuesto de 1800 millones de euros y más de 20.000 tecnólogos, junto con los bancos públicos KfW, fundados en 1948, como parte del Plan Marshall son la base del milagro exportador de las PYMEs alemanas. El sistema financiero KfW aporta el tipo de financiación paciente, de largo plazo y alto riesgo que ni la banca comercial privada, ni el capital riesgo, jamás va a prestar.

Y, para acabar de deprimirnos, esta semana Javier Santiso, de ESADE Geo, ha publicado en El País el artículo “Corea del Sur golea a España”. Según Santiso, Europa pierde el Norte mientras los países emergentes dejan atrás el Sur. Corea del Sur, un país con la población y el PIB de España, nos golea en todos los indicadores de progreso económico y educativo, incrementando su inversión en I+D en más de un 50% en una década, casi doblando ya la española.


Como conclusión, y en la semana en que Alemania sigue castigando a Grecia y nos vamos olvidando un poco más de la esencia fundacional del gran proyecto europeo: el gran problema de los países del Sur de Europa es de déficit público sí… Pero de déficit de inversiones estratégicas en I+D y educación. Es tan importante racionalizar los gastos supérfluos como intensificar las inversiones estratégicas en áreas de futuro.